Archivo de la etiqueta: Verduras y Legumbres

Garbanzos con Rape y Huevo Duro

Cada vez que como este plato me hace remontarme a mi infancia y adolescencia. A mi me costaba mucho comer el pescado (lo tenía aborrecido porque mi tía tenía una pescadería) y esta era una manera de camuflármelo.
La verdad es que es una manera diferente de comer legumbres y está delicioso. Os animo a probarlo.
El ingrediente secreto de esta semana era la Almendra.
Y ya sabéis, si queréis escuchar el podcast de la semana pasada, lo tenéis aquí.
Ingredientes:
500 g de garbanzos cocidos (pueden ser cocidos por nosotros o de bote)
300 g de colitas de rape
4 huevos duros
1/2 cebolla
50 g de almendra picada
3 ajos
Harina
Aceite
Sal
Elaboración:
Picar la cebolla y los ajos muy pequeñitos y reservar.
Cortar en 2 o 3 trozos las colitas de rape. Enharinarlos y freir en abundante aceite. Reservar.
En una sartén poner un poquito de aceite y hacer un sofrito con la cebolla, los ajos y la almendra picada. Reservar.
Poner en una olla a fuego lento los garbanzos cocidos cubiertos de agua (que el agua no los sobrepase mucho). Añadir el rape, los huevos duros partidos por la mitad y el sofrito.
Dejar que se cocine una media hora a fuego lento. Rectificar de sal y servir.

Lentejas con chorizo

image

Aquí tenéis la receta que dimos el pasado domingo en «La Fiambrera» de lentejas con chorizo. En este plato caben mil y una variaciones así que es probable que cada uno tenga una receta diferente. No se si serán las lentejas de la abuela o de quien, lo que si se es que están de chuparse los dedos. Si alguien se anima a prepararlas así que me lo cuente.

Si queréis que preparemos algún plato en concreto que no os sale o que tenéis problemas con él, solo hay que enviar un mail a aragonfindesemana@aragonradio.com o contactar con el programa a través de su FB.

Ya sabéis que si queréis escuchar de nuevo la sección, os dejo aquí el podcast de la semana pasada.

image (1)

Ingredientes:

500 gr de lentejas Pardinas (no necesitan remojo pero hay que pasarlas bajo el agua para eliminar impurezas)

1 pimiento

2 zanahorias grandes

  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas Fuentes de Ebro grandes (Este era el ingrediente secreto de esta semana)

1 hoja de laurel

1 cucharadita de postre de pimentón de la Vera

Sal y pimienta (al gusto)

4 cucharadas de aceite de Oliva del Bajo Aragón

2 tomates grande

3 chorizos

Agua

Elaboración:

Picar la cebolla, el ajo y el pimiento en trozos muy pequeños. Pelar las zanahorias y laminarlas. Pelar los tomates y cortarlos a trozos.

  • En una cazuela, echar un chorrito de aceite, las cebollas y los dientes de ajo. Sofreír todo durante unos minutos para que se mezclen bien los sabores. Añadir el pimiento, el tomate, las zanahorias y la hoja de laurel. Sofreír también durante 3 o 4 minutos.
  • Añadir el pimentón de la Vera. Remover y agregar las lentejas escurridas. Remover durante 2 o 3 minutos para que se junten bien los sabores. Añadir los chorizos a trozos y cubrir con agua fría unos 4 dedos por encima de las lentejas. Dejar cocer entre 1 hora y 1 hora y media (ir mirando hasta que estén a nuestro gusto).
  • En olla express las haríamos igual pero el tiempo de cocción sería de 25 minutos.

Si se remojan las lentejas durante 12 horas antes de cocinarlas, el tiempo de cocción puede llegar a disminuir hasta media hora en olla tradicional.

image (2)

Ensalada de lentejas con atún

Me voy de vacaciones por Semana Santa!!!!! Qué ganicas que tengo… Pero antes de marcharme esta tarde, os voy a dejar una receta que preparé ayer para comer y que me gustó muchísimo. Además como no lleva nada de carne, va perfecta para Viernes Santo.

Es una ensalada de lentejas que nos permite comer legumbres de una manera diferente y sin tanta grasa como tendría si las hicieramos guisadas con tocino, chorizo…

La mezcla de especias le da un sabor diferente que me encanta. Os animo a probarla y a que me contéis qué os parece. Disfrutad de estos días de descanso, yo lo haré jijiji.

Ingredientes:

2 tomates maduros

1 cebolla Fuentes de Ebro pequeña

400 g de lentejas escurridas (pueden ser cocidas por nosotros o de bote)

200 g de atún en conserva escurrido

3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharadita de mostaza en grano

1 diente de ajo majado

1/2 cucharadita de comino molido

1/2 cucharadita de cilantro molido

2 cucharadas de cilantro picado

Sal

Pimienta

 

Elaboración:

Cortar los tomates a dados pequeños y picar la cebolla. Reservar

En un bol pequeño, batir el aceite, el zumo de limón, la mostaza, el ajo, el comino y el cilantro molido. Dejar reposar la mezcla.

En un bol grande, mezclar las lentejas (dejar que estén bien frías si las hemos cocido nosotros) con la cebolla picada y los dados de tomate.

Con la ayuda de un tenedor, desmenuzar el atún y, a continuación, agregar a la mezcla de lentejas. Incorporar el cilantro picado y mezclar bien.

Aderezar la ensalada con la mezcla que teníamos reposando y sazonar con sal y pimienta al gusto. Servir de inmediato.

Garbanzos con Calamares para el #DíaDeLaCuchara

Y volvemos con otro de nuestros #DíaDe twitteros. En esta ocasión con el #DíaDeLaCuchara, un día dedicado a todos esos pucheros y potajes que nos ayudan a pasar mejor los días de frío y que nos dan muuucha energía.

Esta receta la probé por primera vez en casa de mi tía Angelines y desde entonces ya la he preparado en varias ocasiones. Es un plato único muy completo y que nos permite comer las legumbres de otra manera.

Espero que os guste la receta y que la probéis, ya veréis como no defrauda y os encanta.

Ingredientes:

400 g de garbanzos (también pueden ser de bote)

2 Calamares grandes

1 cebolla

1/2 pimiento rojo

1 tomate

1 huevo

Aceite de oliva Virgen extra

Sal

Opcional: Un vaso de caldo de pescado

Elaboración:

La noche antes de preparar el guiso, poner los garbanzos a remojo en agua con un poco de sal. Si se utilizan garbanzos de bote, este paso no se realiza.

Al día siguiente, poner a cocer los garbanzos. En la olla express tardan unos 45 minutos, en olla normal el tiempo será de unas 2 horas. Escurrir reservando un vaso del caldo de cocción (opcionalmente se puede escurrir del todo y usar un vaso de caldo de pescado). Reservar. Si se utilizan garbanzos de bote, lavarlos bien y escurrir. Utilizaremos en este caso un vaso de agua limpia o un vaso de caldo de pescado.

Limpiar bien los calamares y cortarlos a trocitos. En una sartén con un poco de aceite sofreirlos un poco y reservar.

Picar la cebolla, el pimiento y tomate. En la misma sartén de los calamares, poner la cebolla a pochar. Cuando ya esté transparente, agregar el pimiento y continuar sofriendo. Añadir el tomate y dejar que se termine de hacer el sofrito.

En un cazo con agua, poner a cocer un huevo. Pelar y picar. Reservar.

Poner en una olla el sofrito, los garbanzos, el vaso de agua o caldo y el huevo duro picado. Dejar que cocine todo junto durante 10-15 minutos a fuego suave.

Servir bien caliente.

Yo también soy una impostora: Guisantes con atún

Pues si, yo también soy una impostora al más puro estilo Falsarius Chef. Si, a pesar de lo mucho que me gusta cocinar, yo también tengo días en los que no me apetece un colín el meterme en la cocina. Pero hay que comer… y para ello podemos recurrir a nuestra imaginación y nuestras amigas las latas (venga, los botes también están admitidos, no se vayan a molestar).

Hoy ha sido uno de esos días y trasteando en mi despensa, este platejo es el que se me ha ocurrido. El resultado ha sido para repetir. Nos ha gustado mucho a los dos, así que ya tengo otro plato para esos días en los que quiero preparar la comida en 5 minutos jeje.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

No os voy a prometer publicar más a menudo porque estoy en un momento de cambios en mi vida y no se cuando me apetecerá hacerlo. Si todo va bien, en junio seremos papis y hasta entonces todo dependerá de lo que me apetezca cada día o de como me encuentre.

Ingredientes para 2 personas:

Un bote o lata de guisantes cocidos

2 latitas pequeñas de atún en aceite de oliva

1 trozo de cebolla dulce Fuentes de Ebro (Si no sabes donde comprarlas, pincha aquí)

6 cucharadas de tomate frito estilo casero

2 huevos

Elaboración:

Picar la cebolla bien pequeñita.

Escurrir el aceite del atún en una sartén. Si se ve que hay poco aceite, añadir un poco más. Agregar la cebolla picada y pochar.

Cuando la cebolla esté transparente, añadir el atún bien desmigado y dar unas vueltas al fuego. Agregar los guisantes escurridos y el tomate frito.

Cascar los dos huevos y agregarlos sobre la mezcla que tenemos en el fuego y revolver todo bien.

Servir recién hecho.

Carpaccio de Calabacín Obonero

Más de uno se preguntará el por qué del nombre que le he puesto al carpaccio. La respuesta es sencilla. Se llama así porque el calabacín que utilicé para hacerlo era de mi pueblo, Obón.

Siempre que me dan alguna verdura u hortaliza directa del huerto, me hace un duelo tremendo hacerla en cualquier cosa y me gusta prepararla con el menor tratamiento posible. Hace un par de meses, estuve en unas jornadas de cocina en crudo en el restaurante La Encantaria y nos dieron un carpaccio de calabacín con setas que estaba tremendo. No sabía cómo aliñar el carpaccio y ni corta ni perezosa le envié un mail a Joan, el cocinero de La Encantaria, que amablemente me lo dijo.

Para mi, esta es una de las mejores maneras de comerse un calabacín de huerta. Está simplemente delicioso. Es una receta extremadamente sencilla que sorprende a quien la prueba. Animaros y ya me contaréis.

Buen provecho!!!!

Ingredientes:

Calabacín

Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal

Pimienta recién molida

Pimentón

Nuez Moscada

Elaboración:

Cortar el calabacín en láminas muy finas con la ayuda de una mandolina, cortafiambres o pela patatas. Si no tenemos nada de esto, cortar con el cuchillo lo más fino que se pueda.

Extender las láminas en un plato plano de la manera que más nos guste. Sazonar con un poco de sal, un poco de pimienta recién molida (en mi caso 5 bayas), un poco de pimentón (a mi me gusta con pimentón picante) y una pizca de nuez moscada. Añadir un buen chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra y servir de inmediato.

Se le pueden añadir unos frutos secos, un poco de queso azul, parmesano….

Mousaka de Calabaza a mi manera

Sinceramente me da mucha rabia pasar tantos días sin publicar pero, entre que estoy muy liada y que ando un tanto apática, se me hace un poco cuesta arriba. Como ya os dije es algo cíclico que a todos nos pasa así que espero estar muy pronto de nuevo al pie del cañón como es habitual en mi.

Esta receta la hice ya hace algunas semanas pero hasta hoy no había encontrado el momento ni las ganas de publicarla. Tenía que darle salida a una calabaza y a medio kilo de carne picada y mi inspiración era nula para hacer algo novedoso y divertido. Finalmente me decidí por preparar este plato único que nos gustó mucho. La combinación de ingredientes hace que me resulte más agradable que la mousaka con berenjena. Lo ideal es cubrir la mousaka completamente con calabaza pero yo no la tenía entera porque había hecho una crema días atrás así que hice el apaño como pude.

Si lo probáis ya me contaréis.

Ingredientes

1 calabaza pequeña

500 g de carne picada (en mi caso ternera y cerdo a partes iguales)

100 g de arroz

1/2 cebolla

1/2 pimiento

Leche

Pimienta

Orégano

Sal

Aceite de Oliva Virgen Extra

Queso rallado

Elaboración

Pelar y cortar la calabaza en láminas de 1/2 cm de grosor. En la plancha con muy poquito aceite, dorar las láminas de calabaza para que estén blanditas. Reservar.

En una olla poner a cocer el arroz según el tiempo que indique el paquete. Lo ideal es que se cocine un par de minutos menos para que quede al dente, así cuando horneemos nuestra mousaka no quedará pasado. Enfriar rápidamente para que no continúe la cocción y reservar.

Picar la cebolla y el pimiento bien pequeñitos. En una sartén poner a calentar un poco de aceite de oliva y poner a pochar la cebolla y el pimiento. Cuando la cebolla empiece a transparentar, agregar la carne picada previamente salpimentada. Rehogar bien. Agregar el arroz cocido y rehogar todo en conjunto. Cuando esté todo rehogado, agregar un poco de orégano y un buen chorreón de leche para que le aporte jugosidad (no vamos a usar bechamel para que sea una mousaka más ligera). Reservar.

En una fuente apta para horno, poner una capa de calabaza cubriendo el fondo. Continuar con una capa del relleno de carne y arroz, otra de calabaza, otra de carne y arroz y rematar con una última capa de calabaza. Si nos parece que va a quedar un poco seca, añadir un poquito de leche sobre cada capa de carne. Cubrir generosamente con queso rallado y gratinar en el horno.

Esta mousaka se tiene que servir recién hecha porque sino pierde gran parte de su gracia.

Brocoli gratinado con gambas

El brócoli es una de mis verduras preferidas. Me da igual con qué lo prepare, se que me va a gustar igual.

Este fin de semana, tenía muy poquitas ganas de cocinar pero tenía un brócoli en la nevera que había que gastar si o si. Después de pensar mucho (cuando no hay ganas de meterse en la cocina, ninguna idea parece buena), se me ocurrió prepararlo de esta manera. Tengo que reconocer que está delicioso y que es una manera perfecta de que los niños coman esta verdura.

Espero que os guste la idea y si la probáis, me contéis.

Ingredientes:

1 brócoli

250 g de gambas congeladas

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

50 g de mantequilla

110 g de harina

800 g de leche entera

1 cucharadita de sal

1 pellizco de pimienta

1 pellizco de nuez moscada

Queso rallado

Elaboración Tradicional:

Cortar el brócoli separando los ramilletes del tronco. Poner a hervir agua en una olla. Cuando llegue a ebullición, agregar los ramilletes de brócoli. Cuando el agua vuelva a hervir, cocinar durante 5 minutos. Sacar del agua inmediatamente y escurrir.

En ese mismo agua, poner las gambas y cocer un par de minutos. Sacar y escurrir.

En un cazo poner a calentar la leche.

En una sartén honda, poner a derretir la mantequilla junto al aceite a fuego lento. Una vez derretida, añadir la harina para que se cueza. Tiene que tomar un poco de color. Remover bien con una varilla hasta que se desprenda de las paredes.

Añadir la leche hirviendo sobre la mezcla y apagar el fuego. Remover continuamente con la varilla hasta que desaparezcan los grupos.

Echar la sal, la pimienta y la nuez moscada.

Poner en una fuente apta para horno los ramilletes de brócoli y las gambas. Napar con la bechamel y espolvorear con queso rallado.

Gratinar en el horno hasta que tome el color que nos guste.

Elaboración con Thermomix:

Cortar el brócoli separando los ramilletes del tronco. Disponerlo en la bandeja del varoma. Poner medio litro de agua en el vaso y poner el recipiente varoma en su lugar. Programar 20 minutos en temperatura varoma a velocidad 2. Finalizado este tiempo reservar el brócoli.

Sin sacar el agua del vaso, poner la mariposa. Echar las gambas y programar 2 minutos en temperatura varoma a velocidad 1. Retirar y escurrir.

Aclarar el vaso y poner el aceite y la mantequilla. Programar 1 minuto a 100 grados, velocidad 2. Abrir la tapa y añadir la harina alrededor de las cuchillas. Programar 2 minutos a 100 grados en velocidad 1.

Incorporar el resto de ingredientes y mezclar 5 segundos a velocidad 7. Después programar 8 minutos a 100 grados en velocidad 4.

Poner en una fuente apta para horno los ramilletes de brócoli y las gambas. Napar con la bechamel y espolvorear con queso rallado.

Gratinar en el horno hasta que tome el color que nos guste.

Habas rehogadas

El otro día estuve en casa de mi madre y mi primo Tomás le había dado unas habas recién cogidas de su huerto. Como mi mami es un solete, me dio la mitad para que nos las comieramos. Me dijo que las hiciera con la vaina porque al ser tiernas están más ricas. Ahí vino mi dilema. ¿Cómo las preparaba si no había hecho unas habas en mi vida?
Estuve preguntando por twitter y dos compis blogueras me dieron sus recetuquis: @anaentreolivos me pasó unas Habas con cebolleta y huevo y @annikiole unas Habas con guisantes. Me guardo ambas recetas porque tienen una pinta espectacular.

Me puse a indagar y descubrí esta receta aragonesa que pensé que tanto a Miguel como a mi nos gustaría y así fue. Espero que os guste también y os animéis a prepararlas.
Ingredientes:
500 g de haba tierna con vaina
2 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
Taquitos de jamón serrano al gusto (yo puse 100 g)
AOVE
1 vasito de agua o caldo
Sal
Elaboración:
Lavar y quitar las hebras a las habas y cortar en trocitos.
Picar la cebolla y cortar los ajos a láminas finas.
Poner una sartén grande al fuego con un chorreón de aceite de oliva y sofreír los ajos a láminas y la cebolla.
Agregar el jamón en trocitos y las habas troceadas. Mezclar bien para que cojan el aceite y se vayan haciendo despacito. A media cocción, agregar un vasito de agua o caldo, rectificar de sal y dejar cocer hasta que se evapore todo el líquido para que resulte un sofrito jugoso.
Servir calientes

Champiñones rellenos

Antes que nada quiero recordaros que está activo el concurso para celebrar mi tercer aniversario como bloguera gastronómica. Las condiciones de participación son prácticamente inexistentes por lo que todo el mundo puede participar. Si queréis más información

Y ahora a lo que realmente importa, mis champiñones rellenos. Jamás había preparado unos y tengo que decir que desde este momento van a formar parte de mis recetas estrella porque están buenísimos. Yo creo que aceptan todo tipo de rellenos y que se pueden hacer tanto al horno como a la plancha, e incluso en el microondas. Animaos a rellenar champiñones (Marga, tu no que te emocionas rellenando y nos vamos conociendo ehhhh) porque luego están de muerte. Y sin más charreta, os dejo con la receta que yo hice (recordad que admite todo tipo de variantes).
Ingredientes (No pongo cantidades porque es un poco a ojo)
Champiñones grandecitos
Jamón de Teruel D.O
Cebolla dulce de fuentes D.O.
Mezcla de quesos rallados
Pimienta molida
AOVE*
Elaboración:
Precalentar el horno a 180º.
Limpiar bien los champiñones y separar el sombrero del tallo.
Picar muy pequeñito el tallo de los champiñones, el jamón y la cebolla. Mezclar todo bien en un cuenco y añadir un poco de pimienta molida.
Pincelar con AOVE una bandeja apta para horno.
Con una cuchara ir rellenando los sombreros de los champiñones e ir disponiéndolos en la bandeja.
Rociar los champiñones con un poco de AOVE y poner sobre cada uno un montoncito de la mezcla de quesos.
Hornear durante unos 15 minutos. Cuando estén listos, dar un golpe de gratinador para que el quesito se gratine.