Archivo de la etiqueta: Postres y Dulces

Bolletes

bolletes2

Bueno, pues ya estoy por aquí de nuevo. Casi no tengo tiempo ni de respirar pero voy a intentar seguir poniendo cositas ricas en el blog. Gracias a todos por los mails recibidos, sois un encanto. Daniel es un niño muy bueno que come y duerme bastante bien, así que no me puedo quejar.

Hoy os quiero traer una receta que se ha hecho de toda la vida en mi pueblo, Obón. Son los  bolletes. En otras zonas se hacen parecidos y se llaman Tortas de Alma, Pastissets… Pero vamos, que en cada sitio se tiene su receta y en este caso os pongo la receta que me ha dado este verano Maria Luisa, que hace una repostería deliciosa.

bolletes3

Ingredientes: Se toma como medida un vasito de los de café.

7 vasos de aceite

2 vasos de azúcar

1,5 vasos de anis

1,5 vasos de moscatel

1,25 kg de harina

Cabello de ángel para el relleno (se puede comprar o hacer en casa)

Elaboración:

En un bol grande poner el aceite, el moscatel y el anís con el azúcar y batir bien.
Agregar poco a poco la harina e ir removiendo hasta conseguir una masa manejable con las manos. Retirar la masa del bol y seguir amasando en la mesa hasta que la masa se despegue de la mesa y las manos. Dejar reposar en un sitio fresco durante al menos media hora.
Precalentar el horno a 175º C
Cuando la masa haya reposado, coger pedacitos con la mano y extender dando forma circular. Poner en el centro un poco de cabello de ángel y cerrar dando forma de empanadilla humedeciendo los bordes para que cierren bien si es necesario. Pintar con huevo batido.
Poner en una bandeja de sobre papel de horno y hornear a 175ºC hasta que cojan color.
Sacar y espolvorear de azúcar aún en caliente.
bolletes1

Bizcocho de calabacín, jengibre, coco y limón

bizcocalabacin

Vi este bizcocho en el blog de Rosa Ardá, Velocidad Cuchara, y me entraron unas ganas tremendas de prepararlo. Aproveché mi cumpleaños y, como cada año llevo algo a mi clase de pintura, decidí que este era el bizcocho que iba a llevar. A todas mis compañeras les encantó y repitieron jeje. Eso si, después llegó la prueba de fuego, los niños. Después de nuestra clase, llega la clase de niños y como los adoro, me apetecía compartir mi cumple también con ellos. Al principio no se animaban a probarlo porque les dije que llevaba calabacín. En cuanto la primera valiente se atrevió a probarlo, no quedaron ni las migas. Todo un acierto.

Os animo a que lo probéis porque no deja indiferente a nadie. Seguro que os encanta.

bizcocalabacin3

 

Ingredientes:

Mantequilla para untar el molde

200 g de harina

Una pizca de sal

1 cucharadita de bicarbonato

1 cucharadita de levadura química

250 g de calabacín con la piel

180 g de azúcar moreno

La piel de un limón sin nada de parte blanca

10 g de jengibre fresco pelado

3 huevos

125 g de yogurt natural o limón

50 g de coco rallado

100 g de aceite de  oliva

Elaboración tradicional:

Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Preparar el molde untándolo con mantequilla. Reservar.

Mezclar en un bol la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato y reservar.

Picar el calabacín para que queden trocitos muy pequeños. Retirar y reservar.

En otro bol, mezclar el azúcar con la piel de limón rallada y el jengibre rallado. Agregar los huevos, el yogur, el coco y el aceite a la mezcla de azúcar y mezclar  con la batidora de varillas para que se integre todo muy bien.

Incorporar la harina reservada y mezclar de nuevo con las varillas.

Verter el calabacín y mezclar con el resto de la masa, dando vueltas con una espátula para integrarlo todo.

Llenar el molde y hornear a 180º con calor arriba y abajo unos 50 minutos. Vigilar que no se pase ya que dependiendo del molde que se use puede variar el tiempo de cocción. Para saber si está hecho, pinchar con una brocheta y ésta tiene que salir limpia.

 

Elaboración con Thermomix:

Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Preparar el molde untándolo con mantequilla. Reservar.

Echar en el vaso la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato. Mezclar 5 segundos a velocidad 5. Reservar en un bol.

Poner en el vaso el calabacín en trozos y picar 2 segundos a velocidad 5 para que queden trocitos pequeños. Retirar y reservar.  Pasar un  papel de cocina por el vaso, para secarlo un poco.

Mezclar el azúcar con la piel del limón y el jengibre unos 10 segundos en velocidad 9.

Agregar los huevos, el yogur, el coco y el aceite a la mezcla de azúcar y mezclar durante 1 minuto a velocidad 6.

Incorporar la harina reservada y mezclar 5 segundos en velocidad 3.

Verter el calabacín y mezclar con el resto de la masa, dando vueltas con la espátula para integrarlo todo.

Llenar el molde y hornear a 180º con calor arriba y abajo unos 50 minutos. Vigilar que no se pase ya que dependiendo del molde que se use puede variar el tiempo de cocción. Para saber si está hecho, pinchar con una brocheta y ésta tiene que salir limpia.

bizcocalabacin2

Pudding de Calabaza

pudding1

Buenas!!!! Por aquí ando de nuevo. De nada me sirve prometer que intentaré ser más regular con las publicaciones porque luego no lo cumplo jeje. Estoy un tanto dispersa y ahora que solo falta mes y medio para que nazca Daniel empiezo con dolores de espalda y contracturas que no me dejan estar mucho rato frente al pc, así que paciencia amigos.

Cuando desde Calabazas Gourmet se me dio la posibilidad de probar su producto (calabaza pelada, cortada a dados y congelada) no dude en hacerlo ya que es uno de mis ingredientes favoritos de cocina. Sirve tanto para dulce como para salado y a mi me gusta un montón (ya podéis ver que en el blog tengo bastantes recetas de calabaza jeje). Me la enviaron en bolsas de medio kilo ya congelada y para mi es una medida perfecta (es lo que tiene ser del club de dos). Tengo que decir que me ha gustado mucho el producto para dulce (ahora me falta probar para salado, que lo haré en breves).

Si queréis contactar con ellos para adquirir su calabaza o para cualquier consulta, os dejo su página en FB (Calabazas Gourmet) y su página web. Estarán también en twitter a partir de la semana que viene.

Y aquí os dejo con un Pudding de Calabaza que nos ha gustado un montón. Con estas cantidades me han salido 6 puddings como el de la foto y uno del doble de tamaño.

Espero que os animéis a probarlo y me contéis qué tal.

pudding2

Ingredientes:

500 g de calabaza limpia (yo usé una bolsa de Calabazas Gourmet)

1/2 bote de leche condensada (185 g)

150 g de leche

125 g de azúcar

80 g de harina

1/2 sobre de levadura de repostería

2 huevos

50 g de aceite de oliva virgen extra

Ralladura de limón

Canela en polvo

Elaboración Tradicional:

Poner a cocer en una olla la calabaza durante unos 15 minutos, hasta que esté blanda. Escurrir y reservar.

Poner en un cuenco todos los ingredientes excepto los huevos y la calabaza. Batir con una batidora de varillas. Una vez meclado todo, ir agregando los huevos uno a uno, mezclando hasta que estén bien integrados.

Añadir la calabaza y volver a batir.

Precalentar el horno a 170º.

Engrasar un molde de silicona y añadir la mezcla. Hornear a 170º durante unos 40 minutos. Dejar enfriar y servir.

Se puede servir espolvoreado con azúcar glass, canela… o con un poco de sirope de chocolate.

Elaboración con Thermomix:

Poner la mariposa en las cuchillas.Echar en el vaso la calabaza y cubrirla con agua. Programar 15 minutos a temperatura varoma en velocidad 1. Escurrir y reservar.

Poner en el vaso todos los ingredientes excepto los huevos y la calabaza. Batir a velocidad 4 hasta que esté todo bien integrado. Una vez meclado todo, ir agregando los huevos uno a uno por el bocal, mezclando a la misma velocidad hasta que estén bien integrados.

Agregar la calabaza y programar 1 minuto a velocidad 5.

Precalentar el horno a 170º.

Engrasar un molde de silicona y añadir la mezcla. Hornear a 170º durante unos 40 minutos. Dejar enfriar y servir.

Se puede servir espolvoreado con azúcar glass, canela… o con un poco de sirope de chocolate.

 

pudding3

Tarta de chocolate con fresas

Esta tarta nos la comimos no hace mucho en el terreno de unos amigos que nos invitaron a una calçotada. La verdad es que las pasé canutas para que me saliera bien. Todo lo que podía pasar me pasó (el bizcocho se socarró un poco, la mousse no terminaba de cuajarme, la cobertura quedaba mal…) pero finalmente, con un poco de calma, todo salió perfecto y fue una tarta que nos gustó mucho.

No resultó nada pesada y la poca que sobró en seguida encontró voluntarios para irse a casa con ellos.

Ya me contaréis si la hacéis y si os gusta.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

175 g de mantequilla

175 g de azúcar glass

4 huevos

200 g de harina

1 cucharadita de levadura royal

Una pizca de sal

Para el relleno, el coulis de fresa y la mouse de chocolate:

200 g de chocolate fondant

250 g de nata líquida para montar

130 g de azúcar

3 huevos

4 hojas de gelatina

Un pellizco de sal

750 g de fresas

70 g de azúcar

El zumo de medio limón

Para la cobertura de chocolate:

200 g de nata vegetal o normal de alto contenido graso

200 g de chocolate para fundir

3 hojas de gelatina

 

Elaboración:

Bizcocho:

Engrasar un molde desmontable de unos 20 cm de diámetro. Untar un poco el fondo con mantequilla  y forrar la base con papel vegetal.

Batir la mantequilla con el azúcar  hasta obtener una crema ligera y esponjosa.

Ir incorporando los huevos de uno en uno, batiendo bien después de cada adición.

Tamizar bien la harina junto con la levadura y la sal. Añadir a la crema anterior y batir todo el conjunto hasta lograr una mezcla homogénea.

Verter la pasta en el molde y cocer el bizcocho en horno precalentado a 180º unos 40 minutos o hasta que al pinchar en el centro se vea que ya está cocido.

Dejar entibiar y sacar sobre una rejilla metálica para que se enfríe.

Una vez frío cortar por la mitad, para obtener dos capas.

Mousse de chocolate:

Poner las hojas de gelatina a remojar en agua fría y reservar.

Con una batidora de varillas en un bol metálico bien frío, verter la nata también muy fría y montar. Retirar la nata montada y reservarla en el frigorífico.

En el mismo bol y sin limpiarlo, agregar los huevos y el azúcar y poner al baño maría. Batir con la batidora de varillas.

Derretir en el microondas el chocolate programando de 30 en 30 segundos y agregar a la mezcla de los huevos. Incorporar las hojas de gelatina escurridas y esperar unos segundos, terminando de unir todo con la batidora de varilloas. Dejar enfriar en el bol.

Cuando se haya enfriado, batir unos segundos. Incorporar la nata y terminar de mezclar suavemente con la ayuda de una espátula, hasta que la mezcla quede homogénea.

Coulis de fresa:

Lavar 250 g de fresas y poner en una cacerola con el azúcar y el zumo del limón. Dejar cocer unos 15 minutos. Retirar del fuego y triturar.

Pasar por un chino o un colador y reservar en la nevera.

Cobertura de chocolate:

Poner las hojas de gelatina a hidratar en un bol con agua fría durante 5-10 minutos.

Llevar la nata a ebullción y agregar el chocolate cortado en trozos. Con la ayuda de una cuchara de madera disolver hasta que no queden grumos. Normalmente basta con el calor de la nata pero sino bajar el fuego al mínimo que no se queme el chocolate.

Aún con el calor, añadir las hojas de gelatina previamente hidratadas y seguir moviendo hasta que se disuelvan por completo.

Dejar enfríar hasta que este bastante espeso para luego cubrir la tarta. No se debe ser impaciente.

Montaje de la tarta:

Colocar en una bandeja una de las capas de bizcocho y humedecer con el coulis de fresa.

Verter la mousse sobre la base e ir colocando unos 250 de las fresas que teníamos reservadas (previamente las habremos cortado por la mitad) sobre la mousse, tapando con la otra capa del bizcocho. Humedecer la segunda capa de bizcocho con más coulis de fresa.

Cubrir con la cobertura de chocolate y adornar con unas fresas. Dejar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Y para terminar, una impaciente que no veía el momento de hincarle el diente

Guirlache

Hace unos meses, me llegó la invitación de Patri para participar en el Calendario de Adviento Gastronómico de este año. Como ya sabéis, me va el barro, así que decidí participar junto con otros 24 blogueros en traeros muchas receticas navideñas para estas fiestas.

Me ha costado mucho decidir con qué receta participar en este calendario y, finalmente, me he decidido por una receta muy típica de mi tierra en estas fechas: El Guirlache.

Este es un “turrón” típico de las Navidades aragonesas y que me gusta muchísimo. Es un poquito laborioso porque aquí no hay maquinita que valga. Todos los años lo preparaba mi mami para Navidad pero como ahora está bastante tocadita de los brazos, pues llevamos varios años que lo preparamos en mi casa y soy yo la que se encarga de darle vueltas al caramelo. Probad a prepararlo que está delicioso.

Ingredientes:

300 g de azúcar

300 g de almendras tostadas

El zumo de una mandarina

Anisetes para decorar

Elaboración:

Poner en una sartén el azúcar a fuego medio. Sin moverlo, esperar a que todo el azúcar se empiece a volver transparente. En ese momento añadir el zumo de la mandarina y empezar a remover con mucho cuidado de que no queden grumos, deshaciendo todo el azúcar.

Cuando el caramelo ya esté dorado y sin grumos (poner cuidado de que no se queme) añadir las almendras y continuar removiendo sin parar hasta que estén bien integradas en el caramelo.

Rápidamente volcar el contenido de la sartén en una encimera de mármol untada con un poco de aceite (si no se tiene encimera de marmol, habrá que volcarlo sobre papel parafinado). Poner encima papel parafinado y extender bien con la ayuda de un rodillo. Añadir los anisetes por encima.

Dejar que se enfríe un poquito y cortar con un cuchillo largo en trozos (si se deja enfríar mucho, será más dificil cortarlo y los trozos nos quedarán desiguales y semidestrozados).

Dejar enfriar completamente y despegar de la mesa o el papel.

Se conserva mucho tiempo debido a su alto contenido en azúcar.

Pastel judío de manzana

El día 2 fue el cumpleaños de mi hermana y unos días antes me pidió que por favor le hiciera un bizcocho para llevar a sus alumnos al cole. Solo había un requisito a cumplir, no podía llevar lactosa ya que uno de sus alumnos tiene intolerancia a la misma.

Me puse a buscar por internet a ver qué le podía preparar y de repente me acordé de que hacía un par de días le había visto esta recetuqui a Cova, del blog Comoju (aprovecho para mandarle millones de besicos ya que la quiero mucho) y me había parecido una de esas recetas que hay que probar si o si.

Queda un pastel super jugoso y rico, la verdad. 3 días más tarde nos comimos las sobras y seguía estando como recién hecho por lo que es un gran recurso si tenemos que preparar un postre con algo de antelación.

Tengo claro que lo repetiré en más ocasiones. Si os animáis a probarlo, ya me contaréis.

Ingredientes:

4 manzanas
1 cucharada de canela
4 cucharadas de azúcar
4 huevos
200 ml de aceite de Oliva Virgen Extra
400 g de azúcar
½ cucharadita de sal
90 ml de zumo de naranja
1 cucharada de extracto de vainilla
375 g de harina
1 cucharada de levadura química

Elaboración:

Pelar y cortar a trocitos las manzanas. Cubrir con las 4 cucharadas de azúcar y la canela. Dejar reposando mientras preparamos el resto de la receta.

Mezclar el aceite con el azúcar en un bol y añadir los huevos, la sal, la mitad de la harina, el zumo de naranja y la levadura. Mezclar bien hasta que todo quede integrado e incorporar el resto de la harina. Volver a mezclar todo.

Engrasar un molde, a ser posible con agujero en el medio. 
Poner en él la mitad de la masa y cubrir con la mitad de la manzana. Repetir la operación con el resto de la masa y el resto de las manzanas. Regar con el jugo que han soltado las manzanas.

Hornear durante 1 hora a 175º con el horno previamente precalentado. Cuando esté listo, dejar reposar en el molde unos 15 minutos antes de desmoldar.

 

Pannacotta de plátano con chocolate y sésamo caramelizado

Tengo un montón de recetas pendientes de subir desde hace bastantes meses porque, a pesar de que apenas publique, estoy cocinando un montón.

Esta receta fue un invento que se me ocurrió para celebrar mi cumpleaños allá por el mes de mayo con mi amiga Beatriz. Preparé una comida de chorradillas y les serví esto como postre. Teníais que ver la cara de Bea decorando su pannacotta jajaja. No tenía precio!!!!!! Puse el chocolate en un mini biberón y la criaturica se lo pasó teta jeje.

Espero que la recetuqui os guste y si la probáis, contádmelo, vale?

Ingredientes

Para la Pannacotta

200 g de nata líquida

200 g de leche

30 g de azúcar

3 plátanos

1 sobre de gelatina neutra

Un poco de canela en polvo

Para la crema de chocolate (se podría sustituir por sirope de chocolate comprado)

Chocolate fondant

Un chorrito de nata líquida

Sésamo caramelizado

 

Elaboración tradicional:

Pannacotta

Poner en un cazo a calentar la leche, la nata y el azúcar. Cuando empiece a hervir, añadir la gelatina y remover bien hasta que quede totalmente disuelta.

Pelar y trocear los plátanos, agregar a la mezcla del cazo, añadir un poco de canela y triturar bien. Verter en los moldes que se quieran utilizar. Dejar enfriar y después reservar en el frigorífico hasta el momento de comerla (mínimo un par de horas).

Crema de chocolate

Picar el chocolate a trocitos y poner en un cazo. Agregar un chorrito de nata líquida y fundir bien. Poner en un biberón y reservar.

Presentación

Desmoldar en un plato la pannacotta. Decorar con unos hilitos de crema de chocolate y coronar con un poco de sésamo caramelizado.

Tarta Sueca de Manzana

Ya sabéis que en mi familia las tartas de chocolate, queso, sabores varios…. no triunfan y que si lo que quiero es quedar bien con ellos, lo mejor es una tarta de hojaldre con frutas o una buena tarta de manzana. Obviamente no voy a llevar siempre lo mismo así que me dedico a investigar por ahí tartas de manzana que me llamen la atención y, no se por qué, siempre acabo haciendo alguna del blog de mi amiga Bea, Sin Salir de Mi Cocina.  Este es el caso de esta deliciosa tarta sueca de manzana.

Es una tarta super jugosa pero la masa es complicada de extender, así que paciencia y no os rindáis, que sale deliciosa. Ella la publicó tradicional y yo la he adaptado a Thermomix. Espero que os guste y si la hacéis, ya sabéis, me lo contáis.

Ingredientes:

100 g de almendra molida
50 g de harina
1 cucharadita de levadura en polvo
150 g de azúcar
1 cucharada de canela molida
150 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos
3 manzanas reinetas o golden

Elaboración Tradicional:

Tamizar la harina, la levadura y la almendra molida y poner en un bol.

En otro bol, batir la mitad del azúcar con la mantequilla hasta que quede una masa cremosa y homogénea. Añadir los huevos de uno en uno batiendo bien antes de echar el siguiente.

Añadir la mezcla de ingredientes secos y batir suavemente hasta que la masa esté bien mezclada.

Engrasar un molde desmontable y poner en el fondo la mitad de la mezcla anterior.

Pelar y rallar las manzanas. Colocarlas sobre la masa del molde. Espolvorear la capa de manzana con el azúcar reservado y la canela.

Tapar con la masa restante. Al ser una masa densa, es compleja de extender así que lo mejor es poner porciones de la masa sobre la capa de manzana y después extender con cuidado con una espátula.

Precalentar el horno a 180 grados y hornear durante una media hora.

Elaboración con Thermomix:

Poner en el baso la mitad del azúcar con la mantequilla y mezclar durante 3 minutos a velocidad 4. Dejar el thermomix a velocidad 4 sin tiempo y añadir los huevos de uno en uno por el bocal. Cada huevo tiene que estar bien integrado antes de añadir el siguiente.

Añadir a la mezcla la harina, la levadura y la almendra molida. Mezclar a velocidad 3 hasta que este todo bien integrado.

Engrasar un molde desmontable y poner en el fondo la mitad de la mezcla anterior.

Pelar las manzanas y picar durante 4 segundos a velocidad 4. Si vemos que no han quedado bien picadas, programar 2 segundos más a la misma velocidad.  Colocarlas sobre la masa del molde. Espolvorear la capa de manzana con el azúcar reservado y la canela.

Tapar con la masa restante. Al ser una masa densa, es compleja de extender así que lo mejor es poner porciones de la masa sobre la capa de manzana y después extender con cuidado con una espátula.

Precalentar el horno a 180 grados y hornear durante una media hora.

 

Tarta rápida de queso y chocolate

El sábado me invitó a cenar mi prima Eva para inaugurar su casita nueva y yo me comprometí a llevar el postre. Tenía claro que  con estos calores debía ser algo fresquito y que no necesitase horno en su preparación. Todo esto, junto a mi pereza total y absoluta para cocinar estos días, me llevó a preparar esta tarta de mi amiga Auro . Se prepara en un plisplas y está tremendamente buena, o al menos eso opinaron mi prima y mi hermana, que dieron buena cuenta de ella jeje.

Espero que os guste y ya me contaréis si la hacéis.

Ingredientes: 

150 g de galletas

75 g de mantequilla a temperatura ambiente

250 g de chocolate para postre

1/2 litro de nata

300 g de queso crema 

20 ml de ron

100 g de leche

100 g de azúcar

2 sobres de cuajada (si nos gusta más consistente, podemos poner 3)

 

Elaboración Tradicional

Triturar las galletas y mezclar bien con la mantequilla. Forrar con la mezcla la base del molde.

Picar el chocolate lo más pequeño que se pueda y poner en un cazo. Añadir el resto de ingredientes (la nata, la leche, el queso, el azúcar y los sobres de cuajada). Batir unos segundos y poner a fuego mediocon cuidado de que no llegue a hervir. Remover continuamente y cuando esté todo integrado retirar del fuego.

Verter sobre la base e introducir en la nevera hasta que cuaje. Es mejor de un día para otro.

Desmoldar y adornar al gusto.

Elaboración con Thermomix

Poner en el vaso las galletas y la mantequilla y triturar durante 20 segundos a velocidad 5. Forrar con la mezcla la base del molde.

Poner el chocolate en el vaso de la thermomix unos segundos en velocidad 5-7-10 progresivo hasta convertirlo en polvo. Bajar todos los restos de las paredes y añadir el resto de ingredientes (la nata, la leche, el queso, el azúcar y los sobres de cuajada). Batir unos segundos y programar 10 minutos a 100 grados en velocidad 4.

Verter sobre la base e introducir en la nevera hasta que cuaje. Es mejor de un día para otro.

Desmoldar y adornar al gusto.

Tarta de Coco

IM-PRE-SIO-NAN-TE!!! Esta tarta es increible por dos motivos: El primero porque está buenísima y el segundo porque se hace en un momentito. Con el poco tiempo que se tiene hoy en día, este tipo de postres nos vienen genial a todos.

Buscando una tarta para llevar a mi clase de pintura por mi cumpleaños, allá por el mes de mayo (ya sabéis lo vagucia que estoy últimamente) encontré esta en el blog de Bea, Sin Salir de Mi Cocina. Al instante supe que iba a ser la elegida ya que disponía de poquísimo tiempo para prepararla y no quería complicarme la existencia. Ni las migas quedaron.

Espero que os guste y ya me contaréis si la preparáis.

P.D. En vistas de que los blogs cada dia tienen mejores fotos y que las mías ni por asomo llegarán a ser así de chulas, he decidido que mi blog se va a convertir en el primer blog en el que todas sus fotos sean hechas con el móvil, ea.

Ingredientes:

Masa de hojaldre (la podríamos hacer pero con lo buena que es la del LIDL, yo ni me molesto)

5 huevos

1 yogur natural

125 g de azucar

200 g de coco

Elaboración Tradicional:

Precalentar el horno a 180º C.

Forrar un molde con el hojaldre procurando que sobresalgan los bordes un poquito.

En un bol aparte, batir los huevos con el azúcar. Agregar el yogur y batir de nuevo. Por último añadir el coco. Remover bien hasta que quede todo integrado y volcar sobre el hojaldre colocado en el molde.

Hornear durante 40 ó 45 minutos hasta que quede doradita. Tiene que quedar con una consistencia jugosa.

Elaboración con Thermomix:

Precalentar el horno a 180º C.

Forrar un molde con el hojaldre procurando que sobresalgan los bordes un poquito.

Poner en el vaso los huevos con el azúcar y programar 1 minuto a velocidad 3. Agregar el yogur y batir programando 10 segundos a velocidad 3. Por último añadir el coco. Programar a velocidad 3, sin tiempo, hasta que quede todo integrado. Volcar sobre el hojaldre colocado en el molde.

Hornear durante 40 ó 45 minutos hasta que quede doradita. Tiene que quedar con una consistencia jugosa.