Archivo de la etiqueta: Entrantes y Ensaladas

Ensalada de hinojo y naranja

Ensalada hinojo 3

 

De esto que ves en tu frutería de referencia bulbos de hinojo y tienes que comprar uno si o si, aunque no sepas qué narices harás con él. Pues eso es lo que me pasó a mi. Jamás lo había utilizado y tampoco lo había probado nunca, pero tenía que comprarlo.

No me he atrevido a prepararlo en crudo porque varias personas me han comentado que es de sabor muy fuerte y que no a todo el mundo le gusta, así que esta vez va a la plancha pero en otra ocasión lo utilizaré en crudo a ver qué tal. Así nos ha gustado mucho, la verdad.

Hay que animarse a probar

 

Ensalada hinojo 2

 

Ingredientes:

Una naranja por persona

Lechuga al gusto (en mi caso lechuga de Batavia)

Un bulbo de hinojo

Una cuña de parmesano

Aceite de Oliva Virgen Extra

Mostaza Antigua

Sal

Preparación

Pelar las naranjas quitando toda la piel que las rodea. con un cuchillo sacar los gajos, evitando la piel que los recubre. Extraer el jugo que quedará en las naranjas estrujándolas con la mano y reservar en un cuenco.

Cortar el bulbo de hinojo (la parte blanca) a rodajas de medio centímetro de grosor, más o menos. Pasar por la plancha hasta que estén dorados. Reservar.

Cortar el tallo verde a rodajitas muy finas, así como los brotes verdes.

Limpiar bien la lechuga de Batavia y cortar a trocitos sus hojas.  Cortar el parmesano a lascas.

Preparar una vinagreta con el zumo de naranja, aceite de oliva virgen extra y una cucharadita de mostaza antigua. Agregar un poco de sal al gusto.

En un plato, disponer una buena cama de la lechuga y poner encima las naranjas, las rodajas de hinojo y las lascas de parmesano. Regar con la vinagreta y añadir por encima los brotes y rodajitas del tallo del hinojo.

Servir de inmediato.

 

Ensalada hinojo 4

Blinis de salmón y Crème Fraîche

blinis

 

Este es uno de los aperitivos sencillos que más me gusta servir en mis comidas y cenas, eso si, con tostaditas porque hacer los blinis lleva su trabajo.

Estas navidades quería hacerlo con blinis y me volví loca buscándolos en diferentes tiendas sin éxito alguno, así que decidí liarme la manta a la cabeza y prepararlos yo misma (ahora ya los he localizado en Hipercor grrrr).

Es un aperitivo muy sencillo que con el toquecito del eneldo fresco tiene su gracia. También se puede servir con un poquito de caviar, huevas de trucha… O con lo que tu imaginación te dicte.

Blinis 3

 

Ingredientes:

200 g de leche

15 g de levadura fresca

1 huevo

100 g de harina

Aceite

200 g de crème fraîche

200 g de salmón ahumado en filetes

Alcaparras

Eneldo fresco

Elaboración Tradicional:

Calentar la leche en un cazo. Añadir la levadura desmenuzada y disolver.

Separar la clara de la yema e incorporar la yema al cazo, reservando la clara para utilizarla más adelante. Batir con una batidora de varillas hasta que quede totalmente mezclado.

Agregar la harina previamente tamizada y mezclar con unas varillas hasta que quede totalmente integrada. Retirar la masa a un cuenco, tapar con film transparente y dejar reposar a temperatura ambiente durante 1 hora.

Transcurrido el tiempo de reposo montar la clara con un pellizco de sal. Incorporar a la masa reservada realizando movimientos envolventes con unas varillas manuales o una espátula.

Calentar una sartén y engrasar con un poco de mantequilla. Coger una cucharada sopera rasa de la masa y verter en la sartén caliente procurando que quede una forma circular. Cuajar durante 1 minuto por cada lado. Repetir la operación hasta terminar la masa. Dejar enfriar.

Poner en cada blini un poco de la créme Fraîche, sobre ésta un poco de eneldo fresco (también se puede mezclar la créme Fraîche y el eneldo antes de untar) y una lámina de salmón ahumado. Decorar con una alcaparra y ya están listos para comer.

Elaboración con Thermomix:

Calentar la leche programando 3 minutos a 37º en velocidad 1. A continuación añadir la levadura desmenuzada y batimos 5 segundos en velocidad 3½.

Separar la clara de la yema e incorporar la yema al vaso, reservando la clara para utilizarla más adelante. Batir 10 segundos en velocidad 3.

Agregar la harina previamente tamizada y mezclar 10 segundos a velocidad 3. Bajar la masa hacia las cuchillas y volver a programar 10 segundos a velocidad. Retirar la masa a un cuenco, tapar con film transparente y dejar reposar a temperatura ambiente durante 1 hora.

Transcurrido el tiempo de reposo y con el vaso bien limpio, poner la mariposa en las cuchillas y montar la clara con un pellizco de sal programando 1 minuto en velocidad 3½. Incorporar a la masa reservada realizando movimientos envolventes con unas varillas manuales o una espátula.

Calentar una sartén y engrasar con un poco de mantequilla. Coger una cucharada sopera rasa de la masa y verter en la sartén caliente procurando que quede una forma circular. Cuajar durante 1 minuto por cada lado. Repetir la operación hasta terminar la masa. Dejar enfriar.

Poner en cada blini un poco de la créme Fraîche, sobre ésta un poco de eneldo fresco (también se puede mezclar la créme Fraîche y el eneldo antes de untar) y una lámina de salmón ahumado. Decorar con una alcaparra y ya están listos para comer.

blinis 4

Pimientos del piquillo rellenos de gulas

Pimientos

Cada vez que me pongo a rellenar algo, culinariamente hablando, no puedo evitar acordarme de una forera de mundorecetas, Marga, que tiene fijación con rellenarlo todo jeje. Si os apetece echar un visto a sus rellenos, su blog es “El Puchero De Morguix“. No se si este relleno lo habrá probado, pero por si acaso ya se lo contaré jeje. Va por ti Marga 😛

Esta receta es uno de mis últimos “descubrimientos” gastronómicos. Es un aperitivo súper sencillo y está realmente delicioso. El contraste de sabores es riquísimo y a todos los que la probaron les gustó muchísimo.  Creo que pillé la receta de algún libro de Thermomix, pero no recuerdo, así que ahí queda la recetuqui. La siguiente foto no me la tengáis muy en cuenta (son las prisas de hacer fotos en la mesa jeje).

pimientos 3

Ingredientes:

Para los pimientos rellenos:

1 lata de pimientos del piquillo enteros, para rellenar

50 g de aceite de oliva virgen extra

4 dientes de ajo fileteados

1 cayena-guindilla

250 g de gulas

 Para la salsa:

25 g de aceite de oliva

100 g de cebolla

1 diente de ajo

50 g de pimiento verde

50 g de tomate natural triturado

2 bolsitas de tinta de calamar

1 pastilla de caldo de pescado o sal

30 g de vino blanco

Pimienta negra

Elaboración Tradicional:

Colocar los pimientos sobre papel de cocina para que se sequen y reservar.

Poner el aceite a calentar en una sartén. Añadir los ajos y la guindilla y sofreír. Cuando vayan tomando color los ajos, incorporar las gulas y rehogar hasta que estén a nuestro gusto. Sacar y reservar.

Volver a poner aceite en la sartén y sofreír la cebolla troceada, los ajos, el pimiento en trozos y el tomate. Añadir la tinta de calamar, la pastilla de caldo o sal, el vino blanco y la pimienta negra. Rehogar todo bien. Retirar del fuego y triturar. Si nos queda una salsa muy espesa, añadir un poco de agua y calentar.

Rellenar los pimientos con las gulas reservadas, colocar en una fuente y regar con la salsa. Servir calientes o también están muy ricos, templados. Presentar la salsa sobrante en una salsera.

Elaboración con Thermomix

Colocar los pimientos sobre papel de cocina para que se sequen y reservar.

Echar el aceite en el vaso y programar 2 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Añadir los ajos y la guindilla. Programar 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 3 1/2. Incorporar las gulas y programar 2 minutos en temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Sacar y reservar.

Sin lavar el vaso, echar el aceite, la cebolla troceada, los ajos, el pimiento en trozos y el tomate. Triturar durante 10 segundos a velocidad 4. Con la espátula bajar los restos que hayan quedado en las paredes. Programar 10 minutos en temperatura varoma, velocidad 1. Añadir la tinta de calamar, la pastilla de caldo o sal, el vino blanco y la pimienta negra. Programar 5 minutos a 100º en velocidad 1. Triturar durante 30 segundos a velocidad 7. Si ha quedado muy espesa, añadir un poco de agua y calentar durante 1 minuto a 100º en velocidad 1.

Rellenar los pimientos con las gulas reservadas, colocar en una fuente y regar con la salsa. Servir calientes o también están muy ricos, templados. Presentar la salsa sobrante en una salsera.

Ensalada bacalao con mandarina y escarola

Ensalada Bacalao 2

Fin de fiestas!!!! Vuelta a la normalidad!!!! Yuhuuuuu!!!!! Excepto por el hecho de que ya no tengo vacaciones, tengo que reconocer que me alegra enormemente el que hayan terminado las vacaciones. Tanto comer y tanta celebración me tenían ya un poco saturada jajaja.

Para desgrasar y dejarnos de comilonas varias, os traigo una ensaladica la mar de rica, eso si, un tanto festiva. Me ha sorprendido un montón su combinación de sabores (yo siempre he preparado la escarola con granada, pero con ninguna fruta más). Es de esas ensaladas que igual te apañan una cena para ti como que te hacen quedar de lujo frente a tus invitados. Quién se anima a prepararla y me lo cuenta???

Bueno, ahí va la recetuqui, majetes.

Ensalada Bacalao 4

Ingredientes:

1 escarola

2 mandarinas

½ remolacha cocida

150g de bacalao ahumado en filetes

Sal

1 yema de huevo duro

50ml de aceite virgen extra

Unas gotas de vinagre

Elaboración:

Lavar y secar bien la escarola. Reservar

Pelar las mandarinas y quitar a cada gajo la piel. Reservar

Cortar unas rodajas de remolacha de 1cm de grosor. Cortar unas formas con ayuda de un cortapastas pequeño o en su defecto cortar a daditos (es lo que he hecho yo).

Enrollar unas láminas de bacalao ahumado o partir a trozos al gusto (en mi caso he cortado las láminas en trozos ni muy grandes ni muy pequeños..

Poner la yema deshecha en un frasco con el aceite y el vinagre. Agitar bien para que emulsione.

Emplatar según inspiración y poner la vinagreta en una salsera o rociar con ella la ensalada. Si se hace esto último, servir de inmediato.

Tartiflette

12077520_10205632720752233_1487617812_n

Hace mucho tiempo que tenía esta receta en mi lista de pendientes pero nunca veía el momento de prepararla, a pesar de ser super sencilla. Por fin me llegó la “inspiración” y ale, comida lista. Tengo que decir que es un plato muy resultón y que está francamente bueno. Una manera diferente de comer patatas que hará las delicias de niños y mayores.

Animaros a prepararla, que estoy segura de que no os defraudará. Si os animáis , ya me lo contaréis dejando algún comentario que desde que están las redes sociales, los echo de menos jeje.

12071480_10205632720672231_556418663_n

Ingredientes:

700 g. de patatas

1 cebolla Fuentes de Ebro

150 ml de nata

250 g. de tiras de bacón

100 ml de vino blanco

1 cuña de queso brie

Sal y pimienta

Elaboración:

Cocer las patatas enteras y sin pelar. Cuando estén tiernas pelar y partir en daditos. Reservar en un cuenco grande.

Picar la cebolla a trozos muy pequeños, agregar al cuenco de las patatas, revolver todo y añadir el vino blanco.

En una sartén sin aceite, dorar las tiras de bacón. Cuando estén doradas, juntar a las patatas y las cebollas. Verter sobre la mezcla la nata, salpimentar y revolver con cuidado de no romper demasiado las patatas.

Precalentar el horno a 180º.

En una fuente o tartera para horno previamente engrasada, volcar la mezcla anterior. Cubrir la superficie con lonchas finas de queso brie, al que habremos quitado la parte blanca.

Poner la tartera en el horno y cocinar durante unos minutos para que el queso se derrita. Abrir el horno y con la ayuda de una cuchara de palo, remover toda la preparación, para conseguir que el queso se mezcle bien.

Volver a cerrar la puerta del horno y encender el gratinador. Gratinar la tartiflette durante unos 15 minutos.

Servir caliente y, a poder ser, recién hecha.

12086951_10205632720352223_1427841949_n

Minitostas de cebolla con salmón, aguacate y gambas

aguacate

Esta receta se la debo a mi amiga Cintia desde estas navidades pero por una cosa o por otra, no había encontrado el momento de publicarla. Es una receta supersencilla y resultona que no recuerdo de donde saqué. Es una tapa con la que quedas bien en cualquier comida o aperitivo.

Animaros a probarla que seguro que os gusta. También se puede preparar con tartaletas, como relleno de hojas de lechuga, para canelones fríos, en vasitos… Vamos que os quedará de lujo casi de cualquier manera.

aguacate2

 Ingredientes:

100 g de salmón ahumado a trocitos pequeños

1 aguacate , cortado a daditos

5 cucharadas soperas de zumo de limón

125 g de creme fraiche o crema agria

100 g de gambas cocidas y peladas, a trocitos

1 cucharada sopera de mahonesa

2 cucharadas soperas de cebollino, picado muy pequeño

Minitostas de cebolla

Sal y pimienta

Elaboración:

Cortar el salmón ahumado a trocitos pequeños así como las gambas cocidas y reservar. Cortar a daditos el aguacate y reservar también.  Picar el cebollino lo más pequeño que se pueda y reservar.

Mezclar todos los ingredientes en un cuenco hasta que todo quede bien integrado pero con cuidado de no deshacerlo mucho. Salpimentar al gusto. Reservar en la nevera hasta su utilización.

Disponer un poco de la mezcla sobre cada minitosta de cebolla y servir de inmediato.

aguacate3

Pataticas lardericas

10965661_10204101327108349_857053044_n

Bueno, vale, son unas simples patatas rellenas, pero como llevan longaniza son perfectas para el día de hoy. Parece que el publicar otra vez ha hecho que me entre el gusanillo blogueril de nuevo. O eso, o que me está apeteciendo meterme de nuevo en la cocina ahora que Daniel va siendo un poquito más autónomo y necesita menos nuestra atención constante.

Estas patatas son geniales para cuando no tienes casi nada en la nevera o se te ha olvidado sacar comida del congelador y estás en blanco. Las puedes rellenar de lo que te apetezca y seguro que el resultado es igual de bueno, ya sabéis que la patata es de los alimentos más versátiles que hay.

Ale, ya me dejo de tontadas y vamos al grano con la recetuqui. Si os animáis, ya me contaréis que os parecen, aunque casi adelanto vuestra opinión: Fáciles, rápidas, resultonas y deliciosas!!!!

10967035_10204101326948345_455668402_n

Ingredientes: (Las cantidades van a gusto del consumidor)

Patatas

Longaniza de graus

Bacon

Cebolla

Leche

Aceite

Pimienta

Sal

Tomate frito (opcional)

Queso rallado (en mi caso lonchas de queso porque no había rallado en la nevera)

Elaboración:

Para preparar las patatas tenemos varias opciones: cocerlas sin que queden demasiado hechas, asarlas… En mi caso me ayudé de Thermomix para hacerlas.

Cortar las patatas por la mitad a lo largo y disponer en el recipiente varoma. Echar en el vaso medio litro de agua y programar 25-30 minutos (según el tamaño de la patata), temperatura Varoma, velocidad 1. Reservar.

Picar la cebolla, la longaniza y el bacon del tamaño que más nos guste y reservar.

En una sartén echar un chorrito de aceite y sofreír la cebolla. Cuando empiece a transparentar, agregar la longaniza y el bacon. Reservar el sofrito bien escurrido de aceite.

Con un sacabocados, vaciar las patatas dejando una pared fina.

En un bol, deshacer bien la patata que hemos sacado del vaciado y añadir un chorreón de leche para que quede más suave. Añadir el sofrito y mezclar muy bien. Salpimentar.

Rellenar las patatas con la mezcla que hemos preparado y cubrir con el queso.

Gratinar unos minutos en el horno y… ¡¡¡A disfrutar!!!

Bombones de parmesano

10961820_10204095778649641_2112893229_n

Si, lo reconozco, tengo el blog bastante abandonado pero esque no tengo ni tiempo ni ganas últimamente. Ha llegado un momento en el que tengo claro que publicaré solo cuando me apetezca y me sienta motivada. Hoy es uno de esos días.

Tengo esta receta en borradores desde hace ni se, por lo que ya no recuerdo cual es el sitio donde la vi, ya me disculparéis. Eso no quita para que por fin haya decidido subirla. Y como la forma que les di es muy aparente para el día de los enamorados, pues aquí os dejo la idea.

Es una receta que me ha sorprendido gratamente ya que cuando decidí prepararla no estaba yo muy segura de que me fuera a convencer. Para que os hagáis a la idea, tengo en el congelador unos  cuantos para emergencias jajaja. Yo los serví sobre unas tostaditas mediterráneas (orégano y albahaca) y con confitura de tomate, pero las variaciones pueden ser infinitas.

Bueno, que espero que os gusten y nos seguimos leyendo.

10961921_10204095778529638_2109689088_n

Ingredientes:

100 gr de queso parmesano rallado bien fino

3 hojas de gelatina

50 gr de nata montada

200 ml de leche entera

Un pellizco de sal de sal

1 cucharadita de café de azúcar

Elaboración:

Poner a remojo la gelatina en agua fría para que se ablande.

Mientras tanto, poner en el fuego un cazo y añadir el queso, la leche, la sal y el azúcar. Cuando comience a hervir, retirar del fuego. Escurrir bien la gelatina, añadirla y  bien  para que se disuelva. Dejar enfriar sin que llegue a cuajar.
Mientras se enfría, montar la nata con unas varillas. Cuando la mezcla anterior esté templada, añadir la nata montada y
Rellena los moldes, tapar con film transparente y lo meter en la nevera durante unas 6 horas (mejor de un día para otro).
Para que el desmoldado sea más fácil, se pueden meter los bombones al congelador 15 minutos cuando ya estén cuajados (yo hago eso y cuando están congelados, los desmoldo y dejo en una bolsa en el congelador). Solo hay que acordarse de sacarlos 10 minutos antes de consumir.
Servir sobre tostaditas, galletas saladas, blinis… con un poco de confitura por encima. Yo he probado con confitura de tomate y con pimientos caramelizados y tengo que decir que ambas combinaciones son espectaculares.
10979207_10204095778209630_226191546_n

Mini-Hamburguesa de Ternasco con Queso Sierra de Albarracín

Cuando desde Grupo Pastores me invitaron a preparar una tapa sencilla para realizar en vivo en la Carpa que montan para las fiestas del Pilar, no tardé ni un minuto en decir que si. Me parecía una experiencia super chula y que me apetecía un montón. Nos invitaban a 10 bloggers y twitteros a cocinar uno cada día y el “reto” consistía en idear una tapa muy sencilla (en una primera instancia iba a ser reproducida para vender) con Ternasco y otro ingrediente aragonés, en mi caso, Queso Sierra de Albarracín. Finalmente, debido a la complejidad de algunas de las tapas, esto último no fue posible pero si que hay una degustación de las tapas realizadas.

Fue un verdadero placer cocinar de la mano de Cristian Yáñez, cocinero de “La Ternasca” (tengo pendiente de escribir un post sobre el día que estuve allí cenando, porque se come de muerte) además de una experiencia muy divertida y en la que aprendí mucho.

Bueno, que me enrollo como las persianas, dar las gracias a Diego y Maricarmen por pensar en mi y espero que se pueda repetir la experiencia.

Esta es la tapa que preparé. Es muy sencilla y os animo a prepararla porque está de muerte. Gracias a Bea Romero por la foto ya que yo no pude hacer ninguna.

tapa

Ingredientes: No se ponen cantidades porque queda al gusto del consumidor.

Pierna de ternasco picada

Mozzarella seca

Cebolla Fuentes de Ebro

Ajo

Tomate rosa de Barbastro

Queso Sierra de Albarracín

Comino molido

Pimienta molida

Sal

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Trufa

Una buena barra de pan

Elaboración:

Picar el ajo y la cebolla. En una sartén poner un chorreón de Aceite y echar el ajo picado. Dar un par de vueltas y añadir la cebolla para que se poche todo junto. Cuando empiece a transparentar, echar un poco de sal para que sude bien la cebolla. Reservar.

Cortar unos dados pequeños de mozzarella y reservar.

En un bol, poner el ternasco picado junto con la mozzarella y el sofrito de cebolla y el ajo. Sazonar al gusto con sal, pimienta recién molida y comino molido. Hacer pequeñas bolas y aplastarlas dando forma a la hamburguesa.

En una plancha con un poco de aceite, ir haciendo las hamburguesas hasta que queden bien caramelizadas por fuera y hechas por dentro.

Mientras, cortar el tomate a dados pequeños y aderezar con un poco de Aceite y sal. Reservar.

Cortar el pan en rodajas y reservar. Es importante que sea un buen pan ya que es parte de la gracia de esta tapa.

Para montar la tapa, coger una rebanada de pan y cubrir con una capa de tomate. Sobre éste, disponer la hamburguesa y rallar sobre ella un buen montón de Queso Sierra de Albarracín. Echar unas gotas de aceite de trufa y servir recién hechas.

Pastel tricolor de Verduras

Antes de nada tengo que avisaros de que mi blog va a cambiar un poquito. Resulta que hemos decidido que a partir del lunes en nuestra casa se está a dieta (hay que perder los kilitos que hemos echado en vacaciones) así que a no ser que tenga alguna comida de celebración o algo así, vais a ver bastantes recetas sanitas hasta que coja el peso que quiero tener jejeje. Todavía me quedan en la recámara algunas recetas y restaurantes visitados que iré subiendo para que sigáis viendo cositas más ricas jeje.
De vez en cuando nos pasa a todos que tenemos rondando cosas en la nevera a punto de ponerse malas o que no sabemos cómo darles salida. Pues bien, esta es una receta perfecta para dar salida a esas verduras y hortalizas que a menudo se quedan en el fondo de la nevera.
Ahora con los calores, todo este tipo de recetas fresquitas nos permiten comer las verduras que habitualmente comemos cocidas de una manera con la que no nos entren “calores” al comer.
En esta receta se pueden cambiar las verduras y hortalizas a nuestro gusto e incluso hacerlo con más capas. “Libertad de creación”
Espero que este pastelito os guste. Ya me contaréis.

Ingredientes:

200 g de zanahorias

200 g de patata
200 g de brócoli
6 hojas de gelatina (usaremos 2 hojas de gelatina para cada capa de verduras)
3 huevos
150 g de nata líquida para cocinar
45 g de AOVE
Sal y pimienta

Elaboración con Thermomix:

Capa de zanahorias:
En un bol con agua fría, poner a remojo 2 hojas de gelatina troceadas.
Pelar y trocear las zanahorias, en trozos grandes. Poner en el vaso del Thermomix y programar 10 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10. Bajar los restos de las paredes y la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si no queda muy triturado programar 5 segundos más, a velocidad 7.
Añadir 1 huevo, 15 g de aceite de oliva, 50 g de nata líquida, 1/2 cucharadita de sal y un poco de pimienta.
Programar 10 minutos a 90º en velocidad 2,5.
Cuando falten 5 minutos para terminar y sin parar la máquina, echar por el bocal la gelatina bien escurrida y con cuidado de que no caiga encima de las cuchillas.
Terminado el tiempo, programar 5 segundos, a velocidad 10 para que quede totalmente triturado.
Engrasar un molde de plum-cake con un poco de aceite (si es de silicona no hace falta) y echar la capa de zanahorias. Extender con una espátula y dar unos pequeños golpes contra la encimera para que se esparza igual por todo el molde y se quiten las burbujas.
Enjuagar el vaso y secar con papel de cocina.
Capa de patatas:
En un bol con agua fría, poner a remojo 2 hojas de gelatina troceadas.
Pelar y trocear las patatas, en trozos grandes. Poner en el vaso del Thermomix y programar 10 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10. Bajar los restos de las paredes y la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si no queda muy triturado programar 5 segundos más, a velocidad 7.
Añadir 1 huevo, 15 g de aceite de oliva, 50 g de nata líquida, 1/2 cucharadita de sal y un poco de pimienta.
Programar 10 minutos a 90º en velocidad 2,5.
Cuando falten 5 minutos para terminar y sin parar la máquina, echar por el bocal la gelatina bien escurrida y con cuidado de que no caiga encima de las cuchillas.
Terminado el tiempo, programar 5 segundos, a velocidad 10 para que quede totalmente triturado.
Echar esta capa de patatas encima de la capa de zanahorias, con mucho cuidado. Extender con una espátula intentando que quede lo más igualada posible.
Enjuagar el vaso y secar con papel de cocina.
Capa de brócoli: (igual que las capas anteriores).
En un bol con agua fría, poner a remojo 2 hojas de gelatina troceadas.

Echar en el vaso el brocoli y programar 10 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10. Bajar los restos de las paredes y la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si no queda muy triturado programar 5 segundos más, a velocidad 7.
Añadir 1 huevo, 15 g de aceite de oliva, 50 g de nata líquida, 1/2 cucharadita de sal y un poco de pimienta.
Programar 10 minutos a 90º en velocidad 2,5.
Cuando falten 5 minutos para terminar y sin parar la máquina, echar por el bocal la gelatina bien escurrida y con cuidado de que no caiga encima de las cuchillas.
Terminado el tiempo, programar 5 segundos, a velocidad 10 para que quede totalmente triturado.
Poner esta última capa encima de la capa de patatas y extender con una espátula intentando que quede lo más igualada posible por todo el molde.

Dejar enfriar y meter al frigorífico unas horas antes de servir.
Desmoldar y servir acompañado de mayonesa o bechamel.

Elaboración tradicional:

En un bol con agua fría, poner a remojo 2 hojas de gelatina troceadas.

Pelar y trocear las zanahorias. En una picadora, picar lo más pequeño posible.
Echar la zanahoria troceada en una olla y añadir 1 huevo, 15 g de aceite de oliva, 50 g de nata líquida, 1/2 cucharadita de sal y un poco de pimienta. Poner a fuego medio durante 10 minutos removiendo de vez en cuando para que no se pegue (no tiene que llegar a hervir).
Cuando haya pasado la mitad del tiempo, echar la gelatina bien escurrida y remover bien para que se deshaga.
Con la batidora o con la picadora, volver a triturar bien la mezcla
Engrasar un molde de plum-cake con un poco de aceite (si es de silicona no hace falta) y echar la capa de zanahorias. Extender con una espátula y dar unos pequeños golpes contra la encimera para que se esparza igual por todo el molde y se quiten las burbujas.
Volver a repetir el procedimiento con las otras dos capas de verduras e ir disponiéndolas en el molde.
Dejar enfriar y meter al frigorífico unas horas antes de servir.

Desmoldar y servir acompañado de mayonesa o bechamel.