Archivo de la etiqueta: Arroces y Pastas

Risotto de Setas y Calabacín

risoto

De esto que llega un día que te das cuenta de que tu nevera está prácticamente vacía… Solo hay un calabacín, un cacho de parmesano y poco más… Abres el congelador y tienes unas cuantas setas congeladas y medio paquete de palito de cangrejo… Y ahora qué??? Qué narices hago para comer??? Sin ganas de ir a comprar en ese momento, te propones preparar algo con lo poco que tienes. Tras mucho rumiar, te acuerdas de un risotto de setas y calabacín que está brutal y que utilizabas para realizar alguna entrega de Thermomix.

Dicho y hecho, aquí está ese risotto. Telita lo bueno que está. En esta ocasión solo pongo la receta con Thermomix pero es totalmente adaptable a la cocina tradicional.

Espero que os guste y si alguien lo prepara, ya me contará.

risoto2

Ingredientes: Sale para 4-6 personas más o menos

1 Cebolla dulce Fuentes de Ebro

1 Ajo

1/2 cubilete de vino blanco

2 Cucharadas de aceite de oliva

300 g de arroz arborio

200 g de setas congeladas

1 Calabacín

1 Litro de caldo suave (pollo o verduras) Si no se tiene, se puede hacer con agua perfectamente.

Sal

40 g de queso parmesano

1 Cucharada de mantequilla

Perejil picado

Elaboración:

Poner en el vaso el queso parmesano y programar 15 segundos a velocidad 5-10 progresivo. Reservar.

Echar en el vaso la cebolla y el ajo y programar 5 segundos a velocidad 5. Bajar con la espátula los trozos de las paredes. Agregar el aceite y sofreir 7 minutos a 100 grados en velocidad 1.

Poner la mariposa y añadir las setas. Programar 5 minutos a 100 grados en velocidad 1.

Añadir el arroz por el bocal y programar 3 minutos a 100 grados en velocidad 1 para rehogarlo. Agregarle el vino y volver a programar 1 minuto a la misma temperatura y velocidad.

Verter el caldo y programar 20 minutos a 100 grados en velocidad 1. Mientras, rallar el calabacín con piel por los agujeros grandes de un rallador. Cuando falten 5 minutos, agregarlo al vaso junto con la sal.

Retirar del vaso y verter el arroz en una fuente. Añadir la cucharada de mantequilla, el queso rallado y un poco de perejil picado. Mezclar bien y servir de inmediato.

risoto3

Tagliatelle con calabaza y jamón curado

Esta ha sido nuestra comida de hoy y me ha gustado tanto que me ha faltado tiempo para publicarla. La base de la receta, está sacada de un libro de pasta de la editorial Parragon. Había ingredientes que no tenía y luego he hecho alguna pequeña modificación con los ingredientes y así es como la publico.

Queda un plato de pasta suave y muy sabroso, además de que no resulta para nada pesado. Una manera diferente de comer pasta de una forma sana y deliciosa. Os animo a que lo probéis y me contéis que os parece.

Ingredientes (para 4 personas):

500 g de calabaza pelada

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cebolla Fuentes de Ebro

2 dientes de ajo

1 cucharada colmada de perejil seco

Nuez moscada

250 ml de caldo de pollo o verdura

150 g de jamón curado a dados

250 g de tagliatelle

200 ml de nata para cocinar

Sal

Pimienta

Queso parmesano recién rallado para servir

Elaboración:

Cortar la calabaza pelada en dados de aproximadamente 1 cm. Reservar.

Picar la cebolla y el ajo bien pequeñitos y poner a sofreír en una sartén con el aceite de oliva. Sofreír unos 3 minutos hasta que se ablanden. Incorporar la mitad del perejil y rehogar durante 1 minuto.

Añadir los trozos de calabaza y sofreír durante 2-3 minutos. Condimentar con sal, pimienta y un poco de nuez moscada.

Incorporar la mitad del caldo y llevar a ebullición. Tapar y cocer durante 10 minutos o hasta que la calabaza esté tierna. Si se ve que queda muy seca, añadir más caldo.

Incorporar el jamón curado y rehogar removiéndolo todo con frecuencia durante otros 2 minutos.

Mientras tanto, poner a hervir agua con sal en una cazuela. Añadir la pasta y cocer hasta que esté al dente, siguiendo las instrucciones del envase. Escurrir los tagliatelle y disponer en una fuente.

Verter la nata en el sofrito de calabaza y jamón y calentar todo bien. Disponer sobre la pasta con perejil espolvoreado por encima. Rallar queso parmesano y poner por encima de la pasta justo en el momento de servir.

Ensalada de pasta con queso, membrillo y piñones

Si alguien me pregunta de dónde saqué esta receta, no puedo decírselo. Sé que fue de una revista pero no recuerdo de cual, lo siento. Lo que si os puedo decir es que me encantó. Es una manera diferente de comer pasta o de comer la típica ensalada, según se mire. La combinación del dulce, con el ácido y el salado, la hacen ser totalmente diferente a cualquier receta de ensalada o pasta que hayamos probado. No podemos decir que sea una ensalada ligera o para dieta, porque no lo es, pero sana, lo es un rato largo.

Espero que os animéis a probarla ya que es muy sencilla de preparar y está deliciosa. Es una receta idónea para esos días que hace calorcito y queremos comernos solo una ensalada pero sin pasar hambre. Si la preparáis algún día, ya me contaréis que os ha parecido.

Ingredientes:

300 g de pasta

50 g de piñones

100 g de carne de membrillo

1 pera

200 g de queso brie en barra estrecha

1 cucharada de vinagre

1 cucharada de miel

1 cucharada de mostaza antigua

Cebollino

5 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal

Elaboración:

Poner una olla al fuego con agua. Cuando llegue a hervir, agregar la pasta y cocer hasta que esté al dente siguiendo las indicaciones del fabricante. Pasar pon agua fría para cortar el hervor y escurrir. Reservar.

Pelar la pera y cortar en láminas muy finas a lo largo, retirando el corazón. Cortar el queso brie en rodajas no muy gruesas y el membrillo en daditos. Reservar.

En una sartén antiadherente, disponer los piñones y tostarlos hasta que queden dorados con cuidado de no pasarse porque se queman enseguida. No hay que usar aceite. Reservar.

Picar el cebollino bien finito y reservar.

Preparar la vinagreta mezclando en un bol el aceite, el vinagre, la miel, la mostaza y un poco de sal. Batir hasta que la miel y la mostaza queden diluidas. Tiene que quedar una salsita emulsionada. Probar si está a nuestro gusto y sino rectificar.

Repartir en cuencos individuales colocando la pasta con el membrillo y los piñones. Disponer sobre ellos el queso y la pera. Espolvorear con el cebollino y aderezar con la vinagreta. Dejar reposar unos minutos y servir.

Para disfrutarla mejor, una vez servida, que cada comensal corte el queso y la pera a trocitos y mezcle bien todos los ingredientes.

Tagliatelle a la carbonara

La salsa carbonara es una de mis favoritas a la hora de comer pasta pero nunca había dado con la receta perfecta y que me supieran como los que pido en los restaurantes italianos. Pensando, se me ocurrió mandarle un mail a Anna Mayer del blog Lions&Pancakes, una italiana que cocina de muerte y que da cursos de cocina (Si queréis info clickad aquí) preguntándole si me podía dar su receta de salsa carbonara. Este solazo de mujer tardó más bien poco en enviármela y además me permitió publicarla en el blog (yo siempre pido permiso para estas cosas jeje).

De la receta solo puedo decir una cosa…. IMPRESIONANTE!!!!!! Nos gustó muchísimo y va a ser fija en nuestras recetas de pasta jeje. Espero que os guste y os animéis a prepararla, que es super sencilla.

Ingredientes: (La salsa es en teoría era para 4 personas pero a mi me gusta tanto que la usé para 2, aunque quitando la mitad de la panceta. Yo indico las cantidades que utilicé)

200 g de tagliatelle o la pasta que queramos

100 g de panceta cortada a daditos

2 huevos y 1 yema

80 g de queso pecorino o parmesano rallado

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta molida

Elaboración:

Poner a cocer en una olla la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante pero dejarlo un minuto menos para que quede al dente. Guardar un poco de agua de la cocción. Escurrir y reservar.

En un bol, mezclar los huevos y la yema con el queso rallado y un poco de sal.

Sin poner aceite, sofreír la panceta en una sartén antiadherente. Agregar la pasta, un poco de aceite de oliva virgen extra  y un poco del agua de la cocción. Remover bien para que la pasta quede bien impregnada de la mezcla y absorva el agua.

Añadir la pasta al bol con la mezcla de huevos y queso, remover bien y salpimentar al gusto. Servir recién hecha.

Arroz con Bogavante made in Monaguillo

Este verano, mi amiga Mary me regaló un pedazo de bicho tremendo y yo jamás había cocinado bogavante y mucho menos en arroz (los arroces no son mi fuerte). Así que con el bicho en casa, me decidí a pedir consejo por twitter a ver cómo lo podía preparar sin cargármelo en exceso (no las tenía todas conmigo a que me fuera a salir bien). En esto que David Monaguillo me pasó la receta de su blog de Arroz con Bogavante y yo, ni corta ni perezosa, me lié la manta a la cabeza y me puse a prepararlo, con alguna ligera variación  por falta de ingredientes jajaja.

Al arrocero de la casa, Miguel, le gustó mucho, por lo que me quedé contenta al 100% (Es muy crítico con los arroces jajaja). Tuve que hacer las fotos a toda leche porque había alguien en la mesa que no quería esperar ni a que las hiciera grrrr, así que espero que no seáis muy críticos con ellas.

Espero que os guste y que si os animáis a prepararlo, me lo contéis.

Ingredientes para 2 personas:

Para el caldo: 

250 g  de cabezas de gamba (en la receta de David, se usa pescado de roca, pero no pude conseguir ese día)
1/2 puerro
1/2 cebolla
2 hoja de laurel
1/2 tomate
1,5 litros de agua
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Para el Arroz:

200 gr de arroz bomba
4 veces el volumen de arroz en caldo (del que hemos preparado previamente)
4 cucharadas de aceite
100 gr de cebolla dulce
100 gr pimiento rojo
100 gr de salsa de tomate casera
75 ml de un buen vino blanco (En mi caso un Albariño Martín Codax)
1 bogavante

Elaboración:

Poner en una olla un poquito de aceite de oliva y añadir las cabezas de las gambas. Sofreír un poquito machacándolas para que suelten bien el jugo. Añadir los vegetales y el laurel y cubrir con agua mineral. Dejar cocer a fuego bajo durante una media hora. Al finalizar, retirar la espuma y colar.

Partir el bogavante a lo largo y sofreír a fuego fuerte en el recipiente donde se vaya a preparar el arroz. Dorar muy bien y retirar del fuego. Agregar la cebolla picada y el pimiento como base del sofrito.

Mientras se va preparando el sofrito, separar la carne del bogavante de su cáscara y reservar, incluidos los corales.

Una vez que la verdura esté bien sofrita, añadir la salsa de tomate casera y dejar que se cocine durante unos 5 minutos.

Añadir el arroz y sofreir durante unos 3 minutos. Agregar el vino blanco (utilizar un buen vino ya que sino podría estropearnos el arroz).

Reducir el vino por completo y añadir el caldo caliente para que la cocción del grano empiece en el acto, sea constante y no se pare. Cocinar durante unos 7 minutos a fuego fuerte y después 11 minutos más a fuego suave. Cuando falten 3 minutos de cocción, agregar la carne y los corales del bogavante. Se puede dejar algún trozo para poner encima al emplatar.

Servir de inmediato ya que este arroz no requiere reposo alguno. En mi caso lo acompañé de un alioli casero.

Lasaña de Verano

Ya sabéis que de vez en cuando me gusta hacer recetas muy sencillitas para aquellos de mis amigos que no tienen idea de cocinar. Pues en esta ocasión esta es una de esas recetas orientada a ellos, aunque también tiene como misión el dar alguna idea nueva a aquellos a los que nos gusta cambiar cositas en nuestro día a día culinario.

En uno de estos días de calor sofocante que hemos tenido este verano, tenía ganas de comer algo muy fresquito y que no fuera la típica ensalada así que dándole vueltas a la cabeza, se me ocurrió meter en una lasaña casi todo lo que tenía para preparar mi ensalada. La combinación fue un exitazo y Miguel me pidió que me lo apuntase para repetirla (soy única para olvidar lo que meto en los guisos jajaja).

A esos que os quejáis de que mis recetas son complicadas, con ésta no tenéis excusa…. Manos a la obra!!!!

Ingredientes: No indico cantidades porque es a gusto de cada uno.

Placas de lasaña precocida

Aguacate

Tomate

Cebolla Dulce de Fuentes

Zumo de lima

Gambas peladas

Puntas de espárrago

Salsa de soja

Mostaza Antigua

Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal

Elaboración

Poner a hidratar las placas de lasaña siguiendo las instrucciones del envase. Necesitaremos 4 placas por comensal.

Cortar los aguacates, el tomate y la cebolla a daditos pequeños y mezclar los 3 ingredientes. Regar con un poco de zumo de lima para que el aguacate no se oxide.

Cocer las gambas peladas en un poco de agua con sal. Escurrir bien y dejar enfriar

Preparar una vinagreta con un buen chorreón de salsa de soja, una cucharadita de mostaza antigua, aceite de oliva y sal. Mezclar bien justo antes de añadirla al plato.

Una vez hidratadas las placas de lasaña, poner una en un plato plano. Cubrir ésta con la mezcla de aguacate y regar con un poco de la vinagreta. Poner otra capa de lasaña y sobre ella un par de cucharadas de gambas peladas así como unas puntas de espárrago. Volver a poner una capa de lasaña, mezcla de aguacate, vinagreta y terminar con una capa de lasaña.

Decorar con un poquito de aguacate, gambas…. Regar todo con la vinagreta y servir bien fría.

Gnoccis con salsa de setas y bacon

En un restaurante al que nos gusta mucho ir, nos dieron para comer uno de los días unos gnoccis con salsa de setas que a Miguel y a mi nos encantaron. Cuando algo me gusta no paro hasta conseguir poder comerlo cuando me apetezca y hasta que no he conseguido que me salgan parecidos, no he parado jeje.

Ya perdonaréis por la calidad de las fotos pero últimamente no entra nada de luz en mi casa y entre mis nulos conocimientos fotográficos y que mi cámara anda haciendo de las suyas, no me sale ni una fotografía decente. Llevo un cabreo….

Bueno, a lo que iba. Espero que os guste la receta y que os animéis a probarla porque está de muerte!!!!

Ingredientes:

500 g de gnoccis (si os animáis a hacerlos caseros, seguro que está más rico el plato)

30 g de setas deshidratadas (en mi caso rebozuelos) o 200 g de setas frescas

150 g de bacon

1/2 cebolla dulce de fuentes

200 ml de nata para cocinar

Leche al gusto

Nuez moscada

Pimienta negra molida

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Elaboración con Thermomix:

Poner a hidratar las setas siguiendo las instrucciones del envase. Una vez hidratadas, reservar.

Picar la cebolla muy pequeñita y en una sartén con un poco de aceite de oliva poner a sofreír. Añadir las setas ya hidratadas y continuar sofriendo. Cuando estén listas, retirar la mitad de las setas. A las setas que han quedado en la sartén, agregar la nata líquida y dejar que hierva con suavidad durante unos minutos. Condimentar con sal, nuez moscada y pimienta molida. Retirar del fuego y triturar bien hasta que quede una mezcla homogénea a nuestro gusto.

En la misma sartén que habíamos utilizado, poner las setas reservadas y calentar. Agregar el bacon y sofreír bien. Añadir la salsa triturada y si se ve que ha quedado muy espesa, agregar leche al gusto. Dejar que cocine unos minutos y reservar.

Para preparar los gnoccis hay 2 maneras de hacerlo. Una es cociéndolos durante un par de minutos desde que el agua empiece a hervir pero si tenéis un poco de tiempo a mi me gustan más de la siguiente manera. Poner en una sartén un poco de mantequilla a fundir. Cuando esté derretida, añadir los gnoccis y seguidamente un vaso de agua. Ir removiendo continuamente hasta que los gnoccis la absorvan por completo.

Servir los gnoccis con la salsa por encima. Espolvorear con perejil picado.

Elaboración con thermomix:

Poner a hidratar las setas siguiendo las instrucciones del envase. Una vez hidratadas, reservar.

Poner en el vaso la cebolla y picar 5 segundos a velocidad 4. Echar 30 g de aceite de oliva y las setas ya hidratadas y programar 5 minutos a 100 grados en velocidad 2. Retirar la mitad de las setas y dejar el resto en el vaso. Añadir la nata líquida y condimentar con sal, pimienta y nuez moscada. Programar 5 minutos a 100 grados en velocidad 1. Triturar en velocidad 5-10 progresivo hasta que quede una mezcla homogénea a nuestro gusto. Reservar.

Sin limpiar el vaso, poner las setas reservadas con el bacon y sofreír 3 minutos a 100 grados en velocidad 1. Agregar la salsa triturada y aligerar con un poco de leche hasta dejarla a nuestro gusto. Programar 3 minutos a 100º en velocidad 1. Reservar.

Para preparar los gnoccis hay 2 maneras de hacerlo. Una es cociéndolos durante un par de minutos desde que el agua empiece a hervir pero si tenéis un poco de tiempo a mi me gustan más de la siguiente manera. Poner en una sartén un poco de mantequilla a fundir. Cuando esté derretida, añadir los gnoccis y seguidamente un vaso de agua. Ir removiendo continuamente hasta que los gnoccis la absorvan por completo.

Servir los gnoccis con la salsa por encima. Espolvorear con perejil picado.

 

Risotto de setas

Últimamente tengo más bien poco tiempo para cocinar. Estoy metida en mil cosas y preparando otras tantas (ya sabéis lo que me gusta a mi llevar regalitos allá dónde voy, y en breves tengo un viajecito «Miserable» a Barcelona), así que estoy tirando de recetas que tenía en mi baúl y publicando un poquito menos seguido. Espero que no me lo tengáis muy en cuenta.

Este risotto lo preparé una noche que vino a cenar a mi casa mi amiga Bea (mi compañera de escapadas musicaleras jeje). La idea era preparar otra cosa pero como no llegó a tiempo recurrí a esta receta tan socorrida y que da un resultado genial, o por lo menos a mi me lo parece. La verdad es que les encantó el risotto y pasamos una noche muy divertida.

Espero que a vosotros también os guste y que si os animáis a hacerla, me lo contéis.

Ingredientes:

350 g de arroz arborio

200 g de setas frescas

200 g de vino blanco

200 g de cebolla

700 g de caldo (en mi caso usé de jamón, que le dió un toque riquísimo)

50 g de queso parmesano

30 g de aceite de oliva virgen extra

1 cucharadita de sal

Pimienta

10 g de mantequilla

Perejil picado

Elaboración tradicional

Picar la cebolla bien finita y trocear la mitad de las setas también a trozos pequeños.

Poner el aceite en una cazuela y cuando esté caliente incorporar la cebolla. Sofreír durante más o menos un minuto a fuego fuerte e incorporar las setas. Sofreír un poco sin que se doren demasiado e incorporar el arroz sin dejar de remover durante un par de minutos. Agregar el vino y continuar removiendo hasta que se haya evaporado el alcohol.

Bajar el fuego y añadir el caldo bien caliente vaso a vaso. Después de añadir cada vaso, remover hasta que el grano lo absorba. Estará listo en unos 20 minutos. Cuando vayamos a echar el último vaso, agregar el resto de las setas (si se quiere, se pueden poner todas desde el principio pero a mi me gusta más así).

Retirar del fuego e inmediatamente repartir la mantequilla y el parmesano. Mezclar bien y espolvorear con un poco de perejil picado.

Servir recién hecho.

Elaboración con Thermomix

Rallar el queso parmesano programando 10 segundos en velocidad progresiva 5-10. Retirar del vaso y reservar.

Poner en el vaso la cebolla y trocear 4 segundos en velocidad 4. Añadir la mitad de las setas y el aceite y programar 8 minutos a 100º en velocidad 1.

Incorporar el arroz y programar 3 minutos a 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Verter el vino y, sin cubilete, programar 5 minutos a 100º, giro a la izquierda en velocidad cuchara para que el alcohol evapore.

Agregar el caldo muy caliente y la sal. Programar 12 minutos a 100º, giro a la izquierda en velocidad cuchara. cuando falten 3 minutos para finalizar, incorporar el resto de las setas a través del bocal sin parar la máquina.

Volcar el risotto en una fuente, repartir la mantequilla y el parmesano y mezclar. Espolvorear un poco de perejil por encima.

Servir recién hecho.

Fetuccini con requesón, espinacas y tomate seco

Día 12 de nuevo y retorno del Recetario Mañoso. En esta ocasión el ingrediente seleccionado es el requesón.

Cuando se planteó el reto de este ingrediente, tuve claro que no quería hacer un postre. Me apetecía probar con algo salado e inmediatamente pensé en hacer algo con pasta y espinacas. Esa era mi idea, solo faltaba desarrollarla. Buscando por la nevera, encontré unos tomates secos en aceite de oliva que me gustan muchísimo y pensé que por qué no los metía en mi plato. Dicho y hecho. Nos encantó la mezcla de sabores y la ligereza del plato. Una manera diferente de tomar la pasta sin necesidad de ponerle salsas.

Si os animáis a probarla ya me contaréis qué tal.

Si queréis ver el resto de recetas de mis compañeros, no olvidéis pasaros por el Recetario Mañoso. Seguro que os encantan.

Queremos dar las gracias a

por la cesión del ingrediente principal de esta receta.

 

Ingredientes: (las cantidades son al gusto del consumidor)

200 g de pasta fresca

1/2 cebolla dulce de fuentes

100 g de requesón

100 g de espinacas frescas

6 tomates secos en aceite

AOVE

Eneldo

Pimienta negra molida

Sal

 

Elaboración:

Poner una olla con agua, sal y un chorrito de AOVE en el fuego. Cuando rompa a hervir, cocer la pasta siguiendo las indicaciones del paquete. Una vez cocida, poner en un escurridor bajo el grifo y cortar la cocción con agua fría. Escurrir bien y reservar.

Picar la cebolla y los tomates secos. Deshacer con las manos el requesón.

En una sartén poner un chorreón de AOVE y añadir la cebolla. Pochar hasta que quede transparente y añadir los tomates secos. Sofreír bien. Agregar la pasta y dar unas vueltas para que se mezclen bien los sabores. Añadir el requesón y mezclar. Retirar del fuego.

Mezclar en un biberón (si no se tiene se hace en un vaso y se sirve con una cucharita) AOVE, eneldo al gusto y pimienta negra molida.

Montar el plato poniendo los fetuccini en el fondo. Disponer por encima la mezcla de las espinacas con el requesón y el tomate seco. Regar con unos hilitos del aceite de eneldo.

Servir de inmediato ya que si se enfría pierde la gracia.

Raviolis de Pollo con Salsa de Vino Tinto

Hacía tiempo que Paula quería hacer pasta casera y se le ocurrió la idea de que quedásemos junto con Beatriz para hacerla juntas. Esta semana por fin hemos quedado y la verdad es que fue una tarde divertidísima. Si queréis ver qué es lo que prepararon ellas, pasaros por sus blogs que también han publicado sus recetas.
Aprovecho la receta para participar en la Repesca Mañosa de este mes de mayo, cuyo ingrediente es el vino.
Esta salsa con la que acompaño los raviolis me ha gustado muchísimo y creo que es una buena manera de salir de las preparaciones habituales.
Os la recomiendo totalmente.


Ingredientes:

Para los raviolis de pollo:
400 g de harina de fuerza
4 huevos
4 cucharadas de AOVE
1/2 cucharadita de sal
1 pechuga de pollo picada
1/2 cebolla picada
Un poco de queso rallado
Para la salsa de Vino Tinto
1 cucharada de mantequilla
4 cucharadas de AOVE
225 g de setas (yo las utilicé congeladas)
25 g de harina integral
200 ml de caldo de carne (si no se tiene, utilizar agua con una pastilla de avecrem)
150 ml de vino tinto
4 tomates pelados y picados
1 cucharadita de azúcar moreno
1 cucharada de albahaca picada
Elaboración:

Raviolis de pollo:

Sobre una superficie preferiblemente de mármol, poner la harina en forma de volcán. Cascar los huevos en el hueco del volcán, agregar también el aceite y la sal y mezclar con ayuda de dos dedos.
Una vez esté todo bien mezclado, amasar hasta que quede una masa dura pero manejable.
Si se dispone de un robot de cocina tipo Thermomix o una panificadora, solo hay que poner todos los ingredientes dentro y programar el amasado.
Dejar reposar durante al menos 1 hora.
Mientras, preparar el relleno. Poner en una sartén la cebolla y pochar. Cuando esté transparente, agregar la pechuga picada. Al finalizar de cocinar, añadir queso rallado y mezclar. Triturar la mezcla para que quede una pasta fina y homogénea.
Separar la masa en bolitas. Estirar cada una de ellas con una máquina de hacer pasta o un rodillo. Tiene que quedar de unos 3 mm de grosor. La masa tiene que estar bien cubierta de harina para que no se pegue.
Poner sobre la masa bolitas del relleno que habíamos preparado. Tienen que estar separadas entre si unos 2-3 cm. Con un pincel, humedecer con agua las separaciones entre las bolitas. Poner otra lámina de pasta cubriendo el relleno y cortar con un corta-raviolis. 
Cocer la pasta durante unos 4-5 minutos.
Salsa de vino tinto

Calentar en una sartén la mantequilla y el aceite. Sofreír las setas durante 4 minutos. Incorporar la harina y rehogar 2 minutos.
Añadir el caldo y el vino y dejar cocer durante 10 minutos.
Agregar finalmente el tomate, el azúcar y la albahaca. Dejar cocer durante 15-20 minutos.
Servir los raviolis recién hechos con la salsa caliente. Si se desea, espolvorear con un poco de queso, aunque no lo necesita.