Archivo de la categoría: APRENDIENDO A COCINAR

Chipirones encebollados con guisantes

CHIPIRONES 3

Volvemos a los orígenes de este blog: mis fotos en tupper jejeje.

Últimamente mis comidas son bastante simples ya que me he puesto a dieta. Ya llevo perdidos 6.5kg y estoy emocionadica (ya solo me faltan 3.5kg más y llegaré a la meta). Ayer me tocaba preparar para comer unos guisantes con jamón y unos chipirones encebollados pero estaba vaga a más no poder, además de tener a Daniel pocho así que, ley del mínimo esfuerzo, conseguir prepararlo todo en un único plato. Dicho y hecho, mezcleta al canto con un resultado riquísimo!!!!! Además, está listo en unos 10 minutos y es súper fácil de hacer. Para esos días que tienes ganas de poco, es la receta perfecta. Si alguien se anima a prepararla, ya sabe, que me diga qué le ha parecido.

CHIPIRONES 2

Ingredientes: (podéis usar la cantidad que queráis, yo pongo los que usé para 2 personas)

14 Chipirones limpios

1 Cebolla

250 bote de guisantes cocidos (peso escurridos)

1/2 vaso de agua (tomando como medida un vaso de vino)

1/4 de vaso de vino blanco (tomando como medida un vaso de vino)

Aceite de oliva virgen Extra

Sal

Tomillo

Laurel

Azafran

Elaboración:

Cortar la cebolla en juliana fina.

Poner una sartén al fuego con un chorreón de Aceite. Añadir la cebolla y pochar hasta que esté transparente.

Añadir los chipirones y rehogar un poquito, después, agregar el vino y dejar evaporar durante un par de minutos.

Echar las especias y la sal al gusto y añadir el agua. Cocer todo durante un par de minutos. Agregar los guisantes, remover bien y dejar que cocine todo unos 5 minutos.

De un día para otro, están incluso mejor.

CHIPIRONES

Patatas con Bacalao

  plato3

Patatas con bacalao o como darse un gustazo comiendo jeje. Esta ha sido nuestra comida el pasado Viernes Santo ya que mi mami es de las que guardan ayuno en Semana Santa y así no preparamos dos platos distintos. Cuando estuvimos pensando menús para hacer en Semana Santa en el pueblo, siempre es fijo el bacalao del viernes, pero esta vez queríamos cambiar y prepararlo de otra manera (siempre son garbanzos con bacalao o buñuelos), así que nos decidimos por hacer estas patatas.

Es un plato sencillo, completo y realmente sabroso. Se puede hacer con bacalao fresco, desalado, desmigado… vamos que acepta múltiples variantes.

Espero que os guste y que me dejéis algún comentario aquí (que no solo de redes sociales vive en hombre jajaja).

plato2

Ingredientes:

4 lomos de bacalao desalado
4 patatas grandes
1 pimiento verde
1 tomate
1 cebolleta
Caldo de pescado
1/2 cucharadita de café de pimentón
3 Dientes de ajo
Perejil
Vino blanco
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal y pimienta

Elaboración:

Para obtener el bacalao desalado, hay que poner los lomos en agua fría y meter en la nevera durante 2 días cambiando el agua entre 3 y 4 veces (si los lomos son muy gruesos habrá que tenerlo un día más y cambiar el agua un par de veces más).

Picar bien pequeños un diente de ajo, el tomate, el pimiento y la cebolleta, reservando cada uno por separado.

Cortar los lomos en tres o cuatro tiras y saltear en la cazuela que se vaya a utilizar para el guiso. Retirar.

En el mismo aceite, poner la cebolla picada. Cuando empiece a trasparentar, añadir el pimiento y un diente de ajo picado. Dejar sofreír unos minutos y agregar el tomate pochando bien hasta que prácticamente se deshagan. Agregar el vino blanco y dejar que evapore.

Incorporar las patatas chascadas a trozos y rehogar un poco. Añadir caldo de pescado y agua hasta que las cubra.

En una sartén, tostar un poco de pimentón en una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Añadir dos cucharones de caldo de la cazuela para diluir y reintegrar todo a la olla.

Majar en un mortero dos dientes de ajo con un poco de perejil y añadir a la cazuela.

Bajar el fuego y dejar que las patas se cuezan durante unos 25 minutos (o hasta que estén bien tiernas, según el tipo de patata tardan más o menos). Añadir los trozos de bacalao y dejar que de un hervor todo junto.

Servir acompañado de pan porque vamos a mojar un rato largo jeje.

platejo

Pataticas refritas

12699238_10206426826084370_1296361463_o

Hay pocas recetas en el mundo que me gusten tanto, sean tan fáciles y me traigan tan buenos recuerdos como esta. Cuando era pequeña, en mi casa se preparaban muchísimas veces como acompañamiento de carnes y, ahora de mayor, sigo teniendo debilidad por ellas. De vez en cuando me doy el capricho y me las preparo. Además, son una receta muy apropiada para llevar en tupper ya que al calentarla queda igual que recién hecha.

Tengo que reconocer que en ocasiones de vagancia total, he cogido un bote de patatas cocidas y las he usado para esta receta. No es lo mismo que con patata natural pero da el pego.

Animaros a prepararlas y veréis que ricas.

12751811_10206426833724561_75240624_o

Ingredientes:

Patatas enteras (si son pequeñas mejor)

Ajos

Perejil fresco

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Elaboración:

Poner las patatas en una cacerola y cubrirlas de agua. Añadir un puñado de sal (ya se sabe que las patatas son bastante sosinas) y poner a cocer. El tiempo de cocción varía mucho dependiendo del tamaño de las patatas. Si no son patatas muy grandes, con unos 20 minutos estarán hechas. Pinchar con un palillo para comprobar la cocción.

Pelar las patatas y cortar a rodajas o trozos no muy gruesos. Reservar

Pelar los ajos y picar. Picar también el perejil. Reservar

En una sartén, echar un buen chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra. Poner el ajo a trocitos y cuando empiece a tomar color añadir las patatas reservadas. Sofreír hasta que tomen colorcito y algún trocito se tueste (esto ya es a gusto del consumidor). Agregar el perejil y sazonar al gusto.

Servir calientes.

12773214_10206426833644559_1829564661_o

Pechugas de pollo al ajillo con vino blanco

pollo3

Por falta de tiempo, llevo una temporada de sota, caballo y rey a la hora de preparar mis tuppers para llevarme al curro por lo que ya estoy un pelín aborrecida jeje. Me he propuesto preparar las recetas con un toque diferente para no aburrirme tanto a la hora de comer. Y eso me pasó con estas pechugas, que pasaron de ser unas simples pechugas a la plancha, a un plato que repetiré en más de una ocasión.

Buceando por los mundos blogueriles, localicé una receta que tenía buena pinta en el blog Maria’s Recipe Book. Me puse a prepararla y a mitad de receta me di cuenta de que no tenía vinagre así que había que improvisar. Había en la nevera una botella de vino blanco Viñas del Vero Gewurztraminer y eso fue lo que cayó en la perola.

Rápida, sencilla y molona. Qué más se le puede pedir a una receta??? Animaros que seguro que os gusta.

pollo1

Ingredientes:

500 g de pechugas de pollo

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

8 dientes grandes de ajo

1 dl de vino blanco

Sal

Pimienta recién molida

Una cucharadita de café de pimentón de la vera

Elaboración:

Cortar las pechugas en trozos o tiras no muy finas y reservar. Pelar los ajos.

Machacar en un mortero los ajos limpios con un poco de sal gorda y el pimentón. Agregar el vino blanco y mezclar bien.

Calentar en una cacerola o sartén el aceite. Cuando esté bien caliente, añadir los tacos de pollo y sofreír hasta que estén dorados por todas partes. Una vez dorado, salpimentar (poco, porque luego el majado aportará más sal), tapar la sartén y bajar el fuego al mínimo (vigilando que no se pegue).

Agregar el majado a la sartén y dejar cocer unos minutos para que se impregne bien con el sabor del ajo y el vino. Si el vino desaparece y se evapora enseguida, se puede añadir unas cucharadas de agua.

Listo para servir y mojar pan.

pollo2

Minitostas de cebolla con salmón, aguacate y gambas

aguacate

Esta receta se la debo a mi amiga Cintia desde estas navidades pero por una cosa o por otra, no había encontrado el momento de publicarla. Es una receta supersencilla y resultona que no recuerdo de donde saqué. Es una tapa con la que quedas bien en cualquier comida o aperitivo.

Animaros a probarla que seguro que os gusta. También se puede preparar con tartaletas, como relleno de hojas de lechuga, para canelones fríos, en vasitos… Vamos que os quedará de lujo casi de cualquier manera.

aguacate2

 Ingredientes:

100 g de salmón ahumado a trocitos pequeños

1 aguacate , cortado a daditos

5 cucharadas soperas de zumo de limón

125 g de creme fraiche o crema agria

100 g de gambas cocidas y peladas, a trocitos

1 cucharada sopera de mahonesa

2 cucharadas soperas de cebollino, picado muy pequeño

Minitostas de cebolla

Sal y pimienta

Elaboración:

Cortar el salmón ahumado a trocitos pequeños así como las gambas cocidas y reservar. Cortar a daditos el aguacate y reservar también.  Picar el cebollino lo más pequeño que se pueda y reservar.

Mezclar todos los ingredientes en un cuenco hasta que todo quede bien integrado pero con cuidado de no deshacerlo mucho. Salpimentar al gusto. Reservar en la nevera hasta su utilización.

Disponer un poco de la mezcla sobre cada minitosta de cebolla y servir de inmediato.

aguacate3

Ensalada de lentejas con atún

Me voy de vacaciones por Semana Santa!!!!! Qué ganicas que tengo… Pero antes de marcharme esta tarde, os voy a dejar una receta que preparé ayer para comer y que me gustó muchísimo. Además como no lleva nada de carne, va perfecta para Viernes Santo.

Es una ensalada de lentejas que nos permite comer legumbres de una manera diferente y sin tanta grasa como tendría si las hicieramos guisadas con tocino, chorizo…

La mezcla de especias le da un sabor diferente que me encanta. Os animo a probarla y a que me contéis qué os parece. Disfrutad de estos días de descanso, yo lo haré jijiji.

Ingredientes:

2 tomates maduros

1 cebolla Fuentes de Ebro pequeña

400 g de lentejas escurridas (pueden ser cocidas por nosotros o de bote)

200 g de atún en conserva escurrido

3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharadita de mostaza en grano

1 diente de ajo majado

1/2 cucharadita de comino molido

1/2 cucharadita de cilantro molido

2 cucharadas de cilantro picado

Sal

Pimienta

 

Elaboración:

Cortar los tomates a dados pequeños y picar la cebolla. Reservar

En un bol pequeño, batir el aceite, el zumo de limón, la mostaza, el ajo, el comino y el cilantro molido. Dejar reposar la mezcla.

En un bol grande, mezclar las lentejas (dejar que estén bien frías si las hemos cocido nosotros) con la cebolla picada y los dados de tomate.

Con la ayuda de un tenedor, desmenuzar el atún y, a continuación, agregar a la mezcla de lentejas. Incorporar el cilantro picado y mezclar bien.

Aderezar la ensalada con la mezcla que teníamos reposando y sazonar con sal y pimienta al gusto. Servir de inmediato.

Ensalada de pasta con queso, membrillo y piñones

Si alguien me pregunta de dónde saqué esta receta, no puedo decírselo. Sé que fue de una revista pero no recuerdo de cual, lo siento. Lo que si os puedo decir es que me encantó. Es una manera diferente de comer pasta o de comer la típica ensalada, según se mire. La combinación del dulce, con el ácido y el salado, la hacen ser totalmente diferente a cualquier receta de ensalada o pasta que hayamos probado. No podemos decir que sea una ensalada ligera o para dieta, porque no lo es, pero sana, lo es un rato largo.

Espero que os animéis a probarla ya que es muy sencilla de preparar y está deliciosa. Es una receta idónea para esos días que hace calorcito y queremos comernos solo una ensalada pero sin pasar hambre. Si la preparáis algún día, ya me contaréis que os ha parecido.

Ingredientes:

300 g de pasta

50 g de piñones

100 g de carne de membrillo

1 pera

200 g de queso brie en barra estrecha

1 cucharada de vinagre

1 cucharada de miel

1 cucharada de mostaza antigua

Cebollino

5 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal

Elaboración:

Poner una olla al fuego con agua. Cuando llegue a hervir, agregar la pasta y cocer hasta que esté al dente siguiendo las indicaciones del fabricante. Pasar pon agua fría para cortar el hervor y escurrir. Reservar.

Pelar la pera y cortar en láminas muy finas a lo largo, retirando el corazón. Cortar el queso brie en rodajas no muy gruesas y el membrillo en daditos. Reservar.

En una sartén antiadherente, disponer los piñones y tostarlos hasta que queden dorados con cuidado de no pasarse porque se queman enseguida. No hay que usar aceite. Reservar.

Picar el cebollino bien finito y reservar.

Preparar la vinagreta mezclando en un bol el aceite, el vinagre, la miel, la mostaza y un poco de sal. Batir hasta que la miel y la mostaza queden diluidas. Tiene que quedar una salsita emulsionada. Probar si está a nuestro gusto y sino rectificar.

Repartir en cuencos individuales colocando la pasta con el membrillo y los piñones. Disponer sobre ellos el queso y la pera. Espolvorear con el cebollino y aderezar con la vinagreta. Dejar reposar unos minutos y servir.

Para disfrutarla mejor, una vez servida, que cada comensal corte el queso y la pera a trocitos y mezcle bien todos los ingredientes.

Tagliatelle a la carbonara

La salsa carbonara es una de mis favoritas a la hora de comer pasta pero nunca había dado con la receta perfecta y que me supieran como los que pido en los restaurantes italianos. Pensando, se me ocurrió mandarle un mail a Anna Mayer del blog Lions&Pancakes, una italiana que cocina de muerte y que da cursos de cocina (Si queréis info clickad aquí) preguntándole si me podía dar su receta de salsa carbonara. Este solazo de mujer tardó más bien poco en enviármela y además me permitió publicarla en el blog (yo siempre pido permiso para estas cosas jeje).

De la receta solo puedo decir una cosa…. IMPRESIONANTE!!!!!! Nos gustó muchísimo y va a ser fija en nuestras recetas de pasta jeje. Espero que os guste y os animéis a prepararla, que es super sencilla.

Ingredientes: (La salsa es en teoría era para 4 personas pero a mi me gusta tanto que la usé para 2, aunque quitando la mitad de la panceta. Yo indico las cantidades que utilicé)

200 g de tagliatelle o la pasta que queramos

100 g de panceta cortada a daditos

2 huevos y 1 yema

80 g de queso pecorino o parmesano rallado

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta molida

Elaboración:

Poner a cocer en una olla la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante pero dejarlo un minuto menos para que quede al dente. Guardar un poco de agua de la cocción. Escurrir y reservar.

En un bol, mezclar los huevos y la yema con el queso rallado y un poco de sal.

Sin poner aceite, sofreír la panceta en una sartén antiadherente. Agregar la pasta, un poco de aceite de oliva virgen extra  y un poco del agua de la cocción. Remover bien para que la pasta quede bien impregnada de la mezcla y absorva el agua.

Añadir la pasta al bol con la mezcla de huevos y queso, remover bien y salpimentar al gusto. Servir recién hecha.

Huevos con tomate y longaniza de ternasco

 

Hoy es jueves lardero y como reza el dicho en Aragón: Jueves Lardero, longaniza en el puchero.

Este año, los chicos de Grupo Cooperativo Pastores han lanzado para estas fechas un nuevo producto, la longaniza de Ternasco de Aragón. La sorpresa fue grande cuando ayer llamaron a mi timbre y me entregaron un paquete con estas longanizas para que las probase hoy. Obviamente las he incluido en nuestra comida de hoy, de la cual os pongo la receta.

Esta es una de esas recetas que a la vista te dicen más bien poco pero que una vez hechas alucinas de lo buenísimas que están. Es muy sencilla de hacer y seguro que todos tenemos los ingredientes en casa. Os animo a probarla, veréis que buena está.

Ingredientes: 

800 g de tomates maduros

1 cebolla dulce Fuentes de Ebro

1 ajo

4 longanizas de Ternasco de Aragón

4 huevos

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Azúcar

Elaboración:

Rallar los tomates o picar en una picadora para que queden bien menudos (yo los pico porque me gusta encontrarme la piel en los guisos). Reservar.

Picar la cebolla y el ajo bien pequeñitos.

En una sartén poner un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra y sofreír la cebolla y el ajo. Cuando empiecen a transparentar, agregar el tomate picado, una buena cucharada de azúcar y un pellízco de sal. Dejar cocinar a fuego medio durante unos 20 minutos. Si se ve que salpica mucho, poner una tapadera pero sin cerrar del todo.

Mientras, freír las longanizas a trozos en otra sartén y reservar quitando todo el aceite.

Cuando hayan pasado los 2o minutos, agregar la longaniza frita y abrir 4 huevos en el tomate. Con una cuchara de madera, revolver bien los huevos con el resto de los ingredientes. Cuando se vea que han cuajado, retirar del fuego.

Servir bien caliente.

Yo también soy una impostora: Guisantes con atún

Pues si, yo también soy una impostora al más puro estilo Falsarius Chef. Si, a pesar de lo mucho que me gusta cocinar, yo también tengo días en los que no me apetece un colín el meterme en la cocina. Pero hay que comer… y para ello podemos recurrir a nuestra imaginación y nuestras amigas las latas (venga, los botes también están admitidos, no se vayan a molestar).

Hoy ha sido uno de esos días y trasteando en mi despensa, este platejo es el que se me ha ocurrido. El resultado ha sido para repetir. Nos ha gustado mucho a los dos, así que ya tengo otro plato para esos días en los que quiero preparar la comida en 5 minutos jeje.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

No os voy a prometer publicar más a menudo porque estoy en un momento de cambios en mi vida y no se cuando me apetecerá hacerlo. Si todo va bien, en junio seremos papis y hasta entonces todo dependerá de lo que me apetezca cada día o de como me encuentre.

Ingredientes para 2 personas:

Un bote o lata de guisantes cocidos

2 latitas pequeñas de atún en aceite de oliva

1 trozo de cebolla dulce Fuentes de Ebro (Si no sabes donde comprarlas, pincha aquí)

6 cucharadas de tomate frito estilo casero

2 huevos

Elaboración:

Picar la cebolla bien pequeñita.

Escurrir el aceite del atún en una sartén. Si se ve que hay poco aceite, añadir un poco más. Agregar la cebolla picada y pochar.

Cuando la cebolla esté transparente, añadir el atún bien desmigado y dar unas vueltas al fuego. Agregar los guisantes escurridos y el tomate frito.

Cascar los dos huevos y agregarlos sobre la mezcla que tenemos en el fuego y revolver todo bien.

Servir recién hecho.