Verdechulo, frescura y producto de calidad

20616341_10210874357629879_1853222001_o

De la mano de Mario López y Toño Corchón, llegó hace año y medio a Zaragoza una taberna fresca y diferente, “Verdechulo”. Para el que no lo sepa, verdechulo es perejil en aragonés. Con la premisa de ofrecer productos de alta calidad, hace aproximadamente un año y medio que abrió sus puertas en la plaza José María Forqué (donde estaba antiguamente la taberna María Morena).

Un restaurante acogedor en el que puedes tapear, echar unas raciones, comer de menú (unos 17€), de carta… Vamos, apto para todos los públicos. Puntazo a su favor, la pedazo de terraza peatonal en la plaza. Si tienes peques, cuando hace bueno, puedes disfrutar del vermuteo teniendo a los niños totalmente controlados jugando en la plaza. Muy recomendables también sus tortillas hechas en el acto (que se lo digan a mi churrupito).

Sus dueños se apuntan a un bombardeo por lo que tan pronto te los encuentras participando en el Concurso de Tapas de Zaragoza, como en el Zaragoza Burger Fest como que se lían la manta a la cabeza y te organizan una presentación literaria.

Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo unas cuantas fotos de lo que podéis probar allí. Para mi una cocina de 10 con producto de 10. Animaros y no dejéis de ir.

 

Rincones acogedores
Una carta variada donde prima el producto
Tapeo de calidad a unos precios más que razonables.
Minutejos: Una tapa de oreja que simplemente está espectacular. Dejad atrás vuestros prejuicios con este tipo de productos y probad esta tapa. Nos os arrepentiréis.
Patatas bravas o mansas: A tu elección si las quieres picantes o no. Hechas al estilo madrileño, con su reducción de caldo de carne… Tremendas!
Suspiros de ibérico: Sabéis lo que son las pipas no?? Pues esto es peor!!! Empiezas y no puedes parar de comerlos. Unos torreznos super finos y crujientes que estarías comiendo durante horas.
Huevo a baja temperatura con boletus y foie. Una combinación de sabores suave que funciona de lujo.
Coulant de Chocolate. Un buen restaurante deja de serlo en el momento que el postre no mola. Este no es el caso. Aquí el postre está buenísimo y es un gran colofón a la cena.

Un sitio 100% recomendable tanto por su comida como por su servicio. Dejaros aconsejar por Mario o Toño y disfrutad de una experiencia inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.