Brunch en The Nook, una experiencia alucinante

muffins

The Nook es uno de los locales nuevos que tenía en mi lista de pendientes y cuando hace un par de semanas recibí por su parte una invitación para asistir a uno de sus brunch, no me lo pensé ni un minuto.  

El local está genial. Es un espacio totalmente abierto (incluida la terraza) que da una sensación de amplitud y confort tremenda. Su concepto es diferente a lo que estamos acostumbrados en Zaragoza. Un coffee shop diferente cuyos productos son artesanales y de importación, con exclusividad en Zaragoza. Pretende ser un lugar de encuentro entre diferentes culturas y su personal puede conversar contigo en castellano o en inglés, como tu prefieras. Tienen también tertulias y cenas en inglés, además de celebrar diversos eventos en los que se potencia la conversación en inglés. Disponen de comida para llevar y puedes ir con tus mascotas (tienen una zona acondicionada para ellas). Cuidan hasta el más mínimo detalle, hasta el agua está embotellada con su logotipo, así como su cerveza artesana (una suave cerveza con toques cítricos que me encantó).

cerveagua

Por lo que he podido apreciar, son imprescindibles sus hamburguesas así como sus viernes de Fish&chips. Tengo que volver para probar ambas cosas.

Desde su apertura y hasta esta semana, todos los domingos a las 12:00 podías disfrutar de su brunch, una fórmula en la que por 10.95€ tenías a tu disposición diferentes combinaciones de productos que han hecho las delicias de todos los que las han probado. Sus brunch volverán en septiembre con una nueva vuelta de tuerca que los va a hacer más auténticos si cabe. Por si alguien no sabe qué es un brunch, es un anglicismo que proviene de la unión de breakfast (desayuno) y lunch (comida). Se toma mucho los fines de semana cuando se levanta uno tarde y no sabe muy bien si desayunar o comer (a mi me recuerda a nuestra merienda-cena jiji). Realmente los brunch británicos son muy bestias, pero aquí en España, los locales que los preparan, suelen hacerlos un poco más suaves.

Durante todo el brunch estuvimos estupendamente atendidos por Paula, que resolvió todas nuestras dudas y nos contó un montón de cosas sobre el local y su concepto. Además de ella, Sofía también se portó genial con nosotros y nos atendió a las mil maravillas. Como anécdota, indicar que uno de sus vinos es de los viñedos de Francis Ford Coppola (lo siento, tenía que contarlo porque me encanta ese director jeje).

Nos recibieron con una mesa super bien organizada en la que no faltaba el más mínimo detalle. Los platos de loza son iguales a los que todavía tenemos en mi casa del pueblo, solo que los nuestros tienen el ribete azul jeje.

mesa

Tras contarnos un sinfín de cosicas sobre los cafés de The Nook (disponen de 3 variedades para elegir) nos prepararon  a cada uno el café como más nos gustase así como un zumo de naranja natural. Ah los cafés, hechos de lujo, con espumica, como a mi me gustan.

cafe

A continuación, un super bol de fruta fresca: fresas, plátano, melocotón, papaya…. Fruta recién cortada de la mejor calidad.

frutas

Para continuar, un vaso de yogur con muesli. Como todavía me quedaba algo de fruta, la mezclé con él y el resultado fue impresionante. Tengo que reconocer que a mi el muesli no me va mucho, pero al César lo que es del César, estaba tremendo.

yogur

Siguieron con lo que para mi es un imprescindible en todo brunch que se precie: Los bagels. Unos eran de pan con semilla de amapolas, salmón y rúcula y otros de pan con sésamo, jamón y queso.  Tengo que reconocer que para mi los de salmón fueron los mejores.

bagels de salmón

bagels jamon

A continuación nos sirvieron un Green Lovers, una de sus especialidades. Es un crujiente bocadillo hecho con verduras a la parrilla, tomates secos, tofú y queso. Todavía se me hace la boca agua al recordarlo.

Green Lovers

Para finalizar y como colofón a un Bruch impresionante, los waffles o gofres. Nos ofrecieron la posibilidad de tomar solo los dulces o probar también sus gofres de bacon crujiente y sirope de arce. Blanco y en botella: ambos jeje. El de bacon crujiente y sirope de arce fue para mi el gran descubrimiento de este brunch. La mezcla de sabores combina a la perfección y está espectacular, eso si, no te pilles uno entero porque puedes morir en el intento jeje. (Puedes pedir medio sin problemas).

gofre bacon

El gofre dulce que nos pusieron llevaba sirope de chocolate, fresas naturales y helado de nata. También estaba increíble, pero es complicado superar la sorpresa del gofre de bacon.

gofre dulce

Lo próximo, ir a probar sus fish&chips, su hamburguesa y ese tremendo bocadillo de roastbeef del que tanto me han hablado (Nelson, todo nota jajajaja).

 

Albóndigas de Bacalao

13010003_10206856354862321_1204129769_o

Esta es otra de las recetuquis familiares de toda la vida que no me gustaría perder y que les pedí a mi madre y a mi tía que preparasen esta Semana Santa en el pueblo. Realmente se hacen con una salsa de almendras o salsa de tomate pero están tan buenas que en esta ocasión nos las comimos a pelo. Es una receta típica aragonesa que en ocasiones en las que no había bacalao, éste se sustituía por sardinas de cubo o por congrio (esas dos probatinas os las dejo a vosotros jeje).

Animaros a probarlas que están espectaculares. Además, es una buena manera de meter pescado a esos peques reacios a comerlo.

12980911_10206856354982324_1999007238_o

Ingredientes:

400 g de patatas

600 g de bacalao desmigado desalado

4 dientes de ajo

2 huevos

Perejil

Harina

Aceite de oliva

Sal

PREPARACION

Para desalar el bacalao, hay que ponerlo en agua fría y meter en la nevera durante un par de días cambiando el agua entre 3 y 4 veces. Escurrir bien y reservar

Cocer las patatas con piel en agua sin sal. Pelar y dejar enfriar. Cuando estén casi frías, se machacan con un tenedor hasta que queden completamente deshechas. Picar el bacalao lo más pequeñito que se pueda y mezclar con las patatas. Picar bien pequeñitos los ajos y el perejil. Incorporar los huevos sin batir, junto con el ajo y el perejil a la masa de las albóndigas. Mezclar muy bien con las manos.

Formar las albóndigas haciendo bolitas con las dos manos. En un vaso pequeño poner harina.  Ir metiendo en el vaso una a una las albóndigas y, tapando con una mano la boca del vaso, agitar para que se cubran completamente con la harina.

Poner en una sartén aceite y freír las albóndigas.

Están deliciosas tanto calientes como frías así como con cualquier salsa que se les ponga.

13009688_10206856354702317_1826268556_o

Tiburones con salsa de calabaza 

Hacía mucho tiempo que le tenía ganas a una receta publicada hace tiempo por Daniel, alias Pintxo, en su época de Directo al paladar. Le hice algún cambio, eso si, pero fue probarla y alucinar en colorines. Yo soy muy fan de la calabaza. Me encanta su sabor dulzón y lo bien que combina con casi todo. Os animo a que preparéis esta receta y que me lo contéis. Y ya de paso, que paséis a visitar a Pintxo en su blog El monstruo de las galletas, que tengo clarísimo que no os va a defraudar. Ya de paso, un mensajito, Daniel: Anímate que te veo muy de bajón y vales mucho, moreno.

 img_0376.jpg

Ingredientes:

350 g de tiburones

1 cebolla dulce de Fuentes

800 g de calabaza (sin pelar)

200 ml de nata

Aceite de oliva virgen extra

Taquitos de jamón serrano

Queso parmesano rallado

Sal

Elaboración:

En una cazuela poner un poco de aceite y pochar la cebolla picada muy pequeñita. Si se le echa un poco de sal, se hará con mayor rapidez.

Agregar la calabaza, pelada y sin pepitas, cortada a dados muy pequeñitos. Tapar, bajar el fuego y dejar cocer, removiendo de vez en cuando, hasta que esté muy blandita. Con un tenedor de4 madera aplastar para que se deshaga bien.

Mientras, ponemos a cocer los tiburones en agua hirviendo siguiendo las instrucciones del paquete.

En una sartén aparte, poner los daditos de jamón serrano a sofreír y reservar.

Cuando la calabaza esté bien deshecha, añadir la y dejar cocer unos minutos. Agregar los tiburones cocidos, el jamón y el queso. Remover bien hasta que esté todo integrado y servir caliente.

img_0378.jpg

Patatas con Bacalao

  plato3

Patatas con bacalao o como darse un gustazo comiendo jeje. Esta ha sido nuestra comida el pasado Viernes Santo ya que mi mami es de las que guardan ayuno en Semana Santa y así no preparamos dos platos distintos. Cuando estuvimos pensando menús para hacer en Semana Santa en el pueblo, siempre es fijo el bacalao del viernes, pero esta vez queríamos cambiar y prepararlo de otra manera (siempre son garbanzos con bacalao o buñuelos), así que nos decidimos por hacer estas patatas.

Es un plato sencillo, completo y realmente sabroso. Se puede hacer con bacalao fresco, desalado, desmigado… vamos que acepta múltiples variantes.

Espero que os guste y que me dejéis algún comentario aquí (que no solo de redes sociales vive en hombre jajaja).

plato2

Ingredientes:

4 lomos de bacalao desalado
4 patatas grandes
1 pimiento verde
1 tomate
1 cebolleta
Caldo de pescado
1/2 cucharadita de café de pimentón
3 Dientes de ajo
Perejil
Vino blanco
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal y pimienta

Elaboración:

Para obtener el bacalao desalado, hay que poner los lomos en agua fría y meter en la nevera durante 2 días cambiando el agua entre 3 y 4 veces (si los lomos son muy gruesos habrá que tenerlo un día más y cambiar el agua un par de veces más).

Picar bien pequeños un diente de ajo, el tomate, el pimiento y la cebolleta, reservando cada uno por separado.

Cortar los lomos en tres o cuatro tiras y saltear en la cazuela que se vaya a utilizar para el guiso. Retirar.

En el mismo aceite, poner la cebolla picada. Cuando empiece a trasparentar, añadir el pimiento y un diente de ajo picado. Dejar sofreír unos minutos y agregar el tomate pochando bien hasta que prácticamente se deshagan. Agregar el vino blanco y dejar que evapore.

Incorporar las patatas chascadas a trozos y rehogar un poco. Añadir caldo de pescado y agua hasta que las cubra.

En una sartén, tostar un poco de pimentón en una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Añadir dos cucharones de caldo de la cazuela para diluir y reintegrar todo a la olla.

Majar en un mortero dos dientes de ajo con un poco de perejil y añadir a la cazuela.

Bajar el fuego y dejar que las patas se cuezan durante unos 25 minutos (o hasta que estén bien tiernas, según el tipo de patata tardan más o menos). Añadir los trozos de bacalao y dejar que de un hervor todo junto.

Servir acompañado de pan porque vamos a mojar un rato largo jeje.

platejo

Pataticas refritas

12699238_10206426826084370_1296361463_o

Hay pocas recetas en el mundo que me gusten tanto, sean tan fáciles y me traigan tan buenos recuerdos como esta. Cuando era pequeña, en mi casa se preparaban muchísimas veces como acompañamiento de carnes y, ahora de mayor, sigo teniendo debilidad por ellas. De vez en cuando me doy el capricho y me las preparo. Además, son una receta muy apropiada para llevar en tupper ya que al calentarla queda igual que recién hecha.

Tengo que reconocer que en ocasiones de vagancia total, he cogido un bote de patatas cocidas y las he usado para esta receta. No es lo mismo que con patata natural pero da el pego.

Animaros a prepararlas y veréis que ricas.

12751811_10206426833724561_75240624_o

Ingredientes:

Patatas enteras (si son pequeñas mejor)

Ajos

Perejil fresco

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Elaboración:

Poner las patatas en una cacerola y cubrirlas de agua. Añadir un puñado de sal (ya se sabe que las patatas son bastante sosinas) y poner a cocer. El tiempo de cocción varía mucho dependiendo del tamaño de las patatas. Si no son patatas muy grandes, con unos 20 minutos estarán hechas. Pinchar con un palillo para comprobar la cocción.

Pelar las patatas y cortar a rodajas o trozos no muy gruesos. Reservar

Pelar los ajos y picar. Picar también el perejil. Reservar

En una sartén, echar un buen chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra. Poner el ajo a trocitos y cuando empiece a tomar color añadir las patatas reservadas. Sofreír hasta que tomen colorcito y algún trocito se tueste (esto ya es a gusto del consumidor). Agregar el perejil y sazonar al gusto.

Servir calientes.

12773214_10206426833644559_1829564661_o

Restaurante Cancook, en Zaragoza. Una experiencia de 10

En una palabra: IMPRESIONANTE

Llevaba ya bastante tiempo queriendo visitar este restaurante por las buenísimas críticas que había leído y por fin pudimos ir este sábado. Tengo que decir que todas las bondades que cuentan de este sitio son ciertas. La cocina de Ramcés González es realmente deliciosa y el servicio de sala que dirige Diego Millán es impecable.

Nos sorprendió gratamente cómo han conseguido hacer de un espacio reducido, un restaurante súper acogedor y con una decoración tan especial. Cabe destacar que en estos momentos tienen alojada una exposición fotográfica de César Ramos que es una auténtica maravilla de creatividad y originalidad (podéis ver sus fotos en el Instagram @myothervision).

Los fines de semana tienen una única fórmula de menú degustación a 35€ (bebida no incluida) y entre semana tienen un menú en torno a los 20€. Para mi, vale totalmente lo que cobran. Si queréis ir, más vale que lo hagáis cuanto antes porque estos chicos van directos al estrellato y no me extrañaría que las listas de espera para comer allí empezasen a hacerse eternas en breve.

La carta de vinos es más que adecuada y con precios que no se van en exceso (una botella de Tres Picos 20€ por ejemplo).

Este es el menú que tuvimos el lujo de probar.

12736525_10206368054255111_1252254912_o

Ya solo con leerlo, me entraban unas ganas de probarlo todo que ni os imagináis. Os recomendó probar en todos los platos los sabores por separado y luego mezlar todo.

Empezaron con unos aperitivos deliciosos y originales.

12736620_10206368054295112_1142852089_o

Copa de consomé de gambas con espuma de guisante y crujiente de jamón: El consomé era un concentrado de sabor que no os podéis imaginar y la combinación con la espuma de guisante y el jamón era realmente deliciosa. Riquísimo!!!!

12736610_10206368054495117_1119504752_o

Phoskito de aceituna del bajo Aragón: Quizás era el plato más sencillo de todo el menú pero no por ello era menos, además de que la presentación es originalísima. Todo el sabor de las aceitunas de nuestra tierra en un sólo bocado.

12736736_10206368054615120_1959115649_o

Filipino de espárragos: Un bocado realmente sorprendente. Una capa crujiente rellena de una deliciosa mousse de espárragos blancos. Para repetir una y mil veces.

12698968_10206368054895127_980906940_o

Royal de erizos, manzana y jengibre: Aunque una vez mezclado el aspecto y textura en un poco de “potito” estaba increíblemente rico. Nunca había probado los erizos y me encantó el sabor de este plato. La combinación de estos con la acidez de la manzana y el frescor del jengibre hacen de este un plato redondo.

12751635_10206368054935128_452396387_o

Acompañando a la Royal, nos pusieron este pequeño bocado ácido de manzana que me vino de lujo para limpiar el paladar y seguir con la degustación de más platos.

12752124_10206368055255136_1396567145_o

Tartar de chuleta a la brasa con helado de mostaza: Para mi uno de los dos mejores platos de la velada. El tartar estaba súper bien condimentado y aliñado. Al mezclarlo con el helado de mostaza y las gotitas de salsa de alcaparra, se completaba totalmente uno de los mejores tartares que he probado.

12516746_10206368055375139_25275110_o

Huevo Mantequilla y Alcachofas: Este es el otro mejor plato de la velada para mi. Un delicioso huevo a baja temperatura, con una crema de coliflor, alcachofas fritas y un poquito de caviar. Los sabores por separado, impecables, pero al mezclarlo todo da un plato con un sabor sorprendente. Si me llegan a decir que un huevo con coliflor me iba a gustar….

12755232_10206368055575144_589502543_o

Salmonete con suquet de trufa: A pesar de ser un plato delicioso y perfectamente ejecutado, a mi fue el que menos me gustó. El sabor fuerte del salmonete junto con el sabor potente de la trufa eran demasiado para mi. Aún así es un plato redondo, como todos los demás.

12699262_10206368055495142_712128654_o

Carrillón de Ternasco de Aragón con Orejones: Perfectamente cocinado y acompañado de un original gnocchi de azafrán, es un plato lleno de sabor y de texturas. Mezclar la carne con el gnocchi o con la salsita de orejones hace que su sabor se potencie todavía más. Un colofón genial para los platos salados.

12722686_10206368055615145_939018640_o

Donut de praliné con frambuesa liofilizada: El primer prepostre de la noche. Un delicioso y crujiente donut de chocolate blanco, rellenado con un cremoso praliné. Al añadirle la acidez de la frambuesa liofilizada, da un resultado sorprendente. En el caso de mi marido, el donut era de chocolate con leche, relleno con el mismo praliné y coronado con petazetas de chocolate.

12699236_10206368055655146_807844584_o

Gominola de vainilla: Crujiente por fuera y blandita por dentro, con todo el sabor de la vainilla concentrado. Un bocado tremendamente sabroso presentado de una manera muy original.

12674964_10206368055735148_594704671_o

Piña – Pasión – Mango: Es acordarme de este postre y ponerme a salivar de inmediato. Una gelatina de coco, helado de fruta de la pasión, merengues de mango, crema de piña… Ufff, una perfecta “macedonia” tropical con texturas sorprendentes. Todo mezclado o por separado, da igual, impresionante.

12675184_10206368055855151_595363192_o

Labios de chocolate y frambuesa liofilizada – Merengues de frambuesa: Unos petit fours perfectos para redondear la velada. Sabores contundentes que permiten terminar la velada con un dulce sabor de boca.

Tengo claro que no va a ser mi última visita a Cancook ya que el concepto de estos chicos mola mucho. 100% recomendable. Recomendable además el reservar ya que suele estar lleno (este sábado mientras cenábamos entraron varias parejas a cenar sin reserva que no pudieron quedarse porque estaba lleno).

Gambas marinadas

Gambas

Pedazo de sorpresa me llevé con este plato, cuya receta nos dio Juani, una amiga de mi tía Angelines. Súper sencillo de preparar y con un sabor tremendo. Muchas veces, en cenas o comidas familiares, nos apetecen unas gambitas o langostinos y por no liar la de cristo con el humo al hacerlas a la plancha, preferimos no comérnoslas. Pues bien, esta es una alternativa realmente deliciosa con la que no se mancha nada y además nos olvidamos de la humareda.

Te animas a prepararlas????

Gambas 2

Ingredientes: Las cantidades son totalmente al gusto de cada uno

Gambas (o langostinos)

Ajo

Perejil

Limón

Coñac

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Elaboración:

Picar el ajo y el perejil y reservar. Exprimir limón y guardar el zumo.

En una fuente apta para horno, disponer una capa de gambas. Salar. Poner por encima el ajo y el perejil picados. Agregar un buen chorreón de zumo de limón. Si hubiera mucha cantidad de gambas. repetir la operación poniendo otra capa sobre la primera y aderezar de igual manera.

Poner aceite en una sartén a calentar. Cuando esté bien rusiente, echar por encima de las gambas.

Dejar marinar al menos 4 horas para que todos los sabores se impregnen.

Un ratito antes de servirlas precalentar el horno a 200º. Regar las gambas con un buen chorreón de coñac y meter en el horno a cocinar durante 10 minutos a 200º.

Servir recién hechas.

También se pueden poner en una olla y cocinar durante 10 minutos en el fuego.

Ah, preparad el pan, porque el caldico que sueltan está de lujo.

GAmbas 3

Ensalada de hinojo y naranja

Ensalada hinojo 3

 

De esto que ves en tu frutería de referencia bulbos de hinojo y tienes que comprar uno si o si, aunque no sepas qué narices harás con él. Pues eso es lo que me pasó a mi. Jamás lo había utilizado y tampoco lo había probado nunca, pero tenía que comprarlo.

No me he atrevido a prepararlo en crudo porque varias personas me han comentado que es de sabor muy fuerte y que no a todo el mundo le gusta, así que esta vez va a la plancha pero en otra ocasión lo utilizaré en crudo a ver qué tal. Así nos ha gustado mucho, la verdad.

Hay que animarse a probar

 

Ensalada hinojo 2

 

Ingredientes:

Una naranja por persona

Lechuga al gusto (en mi caso lechuga de Batavia)

Un bulbo de hinojo

Una cuña de parmesano

Aceite de Oliva Virgen Extra

Mostaza Antigua

Sal

Preparación

Pelar las naranjas quitando toda la piel que las rodea. con un cuchillo sacar los gajos, evitando la piel que los recubre. Extraer el jugo que quedará en las naranjas estrujándolas con la mano y reservar en un cuenco.

Cortar el bulbo de hinojo (la parte blanca) a rodajas de medio centímetro de grosor, más o menos. Pasar por la plancha hasta que estén dorados. Reservar.

Cortar el tallo verde a rodajitas muy finas, así como los brotes verdes.

Limpiar bien la lechuga de Batavia y cortar a trocitos sus hojas.  Cortar el parmesano a lascas.

Preparar una vinagreta con el zumo de naranja, aceite de oliva virgen extra y una cucharadita de mostaza antigua. Agregar un poco de sal al gusto.

En un plato, disponer una buena cama de la lechuga y poner encima las naranjas, las rodajas de hinojo y las lascas de parmesano. Regar con la vinagreta y añadir por encima los brotes y rodajitas del tallo del hinojo.

Servir de inmediato.

 

Ensalada hinojo 4

El Descorche, más que un restaurante, una experiencia

Uff, creo que me va a costar mucho hacer una crítica de este restaurante que no suene a peloterío o que no parezca que me llevo algo para hacerla… pero es que me gusta tanto… Se podría decir que soy fan de carpeta de este restaurante y de Jorge Algarate, su cocinero.

Situado en la Calle Andador Gutiérrez Mellado, al ladito mismo del Centro Comercial Aragonia, es uno de mis sitios favoritos de Zaragoza para comer, cenar o tapear. Jorge es un cocinero con una gran creatividad que no tiene ningún miedoa la hora de mezclar ingredientes o de innovar en sus platos. Además la calidad de los productos que utiliza hace que su cocina destaque todavía más si cabe.

No tiene menú del día ni similar, únicamente carta (idónea para compartir platos). Gran idea el poder pedir medias raciones, así puedes probar más cositas. Tampoco tiene menús infantiles ni platos combinados, tampoco le hacen falta, la verdad. Daniel cada vez que hemos ido se ha comido los platos de Jorge como si no hubiera mañana, y ya se sabe, los niños y los borrachos siempre dicen la verdad.

Es preferible reservar para no llevarte una sorpresa y que esté lleno, máxime cuando se va en grupo.

Todos los platos que he probado me han gustado muchísimo y volvería a probarlos sin dudarlo ni un momento. Eso si, me quedo con su espectacular tataki de atún, preparado sin artificios de ningún tipo y en el que prima el producto sobre todas las cosas. Muy destacable también su ensalada de tomate rosa con burrata y helado de albahaca.

Sus postres, impresionantes!!! El coulant de chocolate con helado de oreo, los rollitos de membrillo con idiazábal… Todos tremendamente buenos.

Imprescindible además su barra repleta de tapas recién hechas: montaditos, croquetas, miniracioncitas… Mezclas de sabores y texturas, que te llevan al cielo jeje.

Relación calidad-precio más que adecuada, eso si, si quieres comer por 10€, este no es tu sitio.  Siempre que viene alguien a Zaragoza, me encanta llevarlo a conocer a Jorge, ya que acierto seguro.

Como lo más importante para que os pueda convencer de lo bien que se come aquí es enseñaros sus platos, aquí os dejo unos cuantos.

tartar (2)

Este tartar de salmón es una de las múltiples tapas que podéis degustar en la barra. También lo tienen como ración en carta. Está delicioso.

tataki

Este es para mi su plato estrella. El tataki de atún rojo. Impresionante y perfectamente cocinado. Uno de esos platos que no necesitan de artificios.

timbal

Timbal de ciervo al Pedro Ximénez. Yo no soy mucho de caza y cogimos este plato por contentar a mi marido. No me arrepentí en absoluto.

huevos rotos

Los huevos rotos con ternasco son otro de sus platos estrella. Una recomendación, o lleváis un hambre brutal o pediros media ración. Menos mal que el día que fuimos mi pequeñín iba con hambre y nos ayudó jajaja.

nigiris

Nigiris de arroz de marisco con pez mantequilla y salsa de plancton. No tengo palabras, brutales!!!! Está muy de moda esto del plancton y a mi me daba un mal rollo tremendo. Fue probarlo y disiparse todas mis dudas.

coulant

Coulant de chocolate con helado de Oreo. Sobran las palabras.

Os he convencido??? Pues no esperéis más y acercaros a probar sus delicias. Os aseguro que no os vais a arrepentir.

Copas de manzana con queso fresco batido

Copa manzana

Mogollón de manzanas en la nevera e invitados a cenar. ¿Qué diantres preparo de postre? Después de una copiosa cena, tampoco es que apetezca mucho una tarta… Pfff qué dilema!!! Además son de los que se cuidan mucho… A ver qué se me ocurre..

Me puse a cotillear por internete y empecé a coger ideas de diferentes recetas. Al final esto fue lo que salió. La manzana está tremendísima (tanto es así que la he vuelto a preparar, pero esta vez para comer sin acompañamiento jeje).

Animaros a preparar esta receta, que os puedo asegurar que sorprende. También está exquisita servida con helado (probé con Helado Hacendado de Vainilla Praliné con nueces Pecán y está de escandalo).

12546073_10206193695296246_1165246101_o

Ingredientes:

500 g de queso fresco batido 0% materia grasa

4 manzanas (no muy grandes)

40 g de azúcar moreno

2 nueces de mantequilla

2 chupitos de brandy

Canela

Elaboración:

Cortar la manzana en dados pequeños y poner en una sartén con el azúcar y la mantequilla a fuego medio. Cuando empiece a caramelizar, agregar el brandy y flambear. Retirar y dejar que enfríe.

Poner en las copas una capa del queso fresco y otra de manzana. Se pueden alternar o llenar media copa con el queso y la otra media con la manzana.

Terminar con un toque de canela. Se puede decorar con unas rodajas de manzana, un poquito de helado, un crujiente de caramelo…

12597013_10206193695136242_1167380791_o